Mazda CX-5, suavidad y elegancia

El Mazda CX-5 se actualiza para ganar atractivo de cara al mercado. Presenta pocos cambios estéticos, pero mejora su tecnología y reorganiza su gama para ofrecer más opciones.

A veces, unos simples retoques son suficientes para seguir convenciendo a cientos de miles de compradores. Para ello, sin embargo, es necesario tener un buen coche, estéticamente, tecnológicamente y mecánicamente hablando. Un vehículo atemporal, adelantado a su tiempo o, simplemente, perfecto en cuanto a la cobertura de las necesidades del mercado. Es muy complicado, puesto que todo en este sector avanza a una velocidad pasmosa. La realidad es que muchas marcas lo intentan pero solo unas pocas, quizá con Porsche a la cabeza, lo consiguen. Mazda, sin duda, es otra de las firmas que saben hacer este tipo de coches.

Mientras los alemanes son referentes en diseño y rendimiento, los japoneses no piensan en ofrecer el mejor dinamismo, el mayor rendimiento o un diseño icónico, aunque sus creaciones tienen un fuerte componente estético, sino que buscan un todo. Buscan una máquina que se funda con el conductor, que sea efectiva, segura, intuitiva. Y vaya si lo consiguen. El CX-5, su SUV de tamaño medio, es el ejemplo perfecto porque se ha renovado, pero con novedades tan sutiles que, pese a ser un coche mejor que su predecesor, apenas cambia.

Detalles estéticos

Mazda
Mazda

¿Cómo se mantiene en lo más alto a un coche que apenas cambia? Haciendo que sea bueno desde el principio. Su diseño se mantiene casi intacto. Basado en la filosofía de diseño Kodo, que busca esa mencionada conexión entre conductor y coche, algo así como entre los jinetes y sus caballos, en el exterior el CX-5 es un compendio de líneas fluidas que conforman un vehículo muy elegante, con colores, con el Zicron Sand como novedad, que juegan con la luz según su incidencia. Es también poderoso e imponente con un largo capó y una enorme parrilla, con un nuevo entramado 3D con profundidad. Son nuevas también unas alas cromadas que escudan la parrilla y fluyen hasta los faros, ahora con tecnología LED adaptativa.

El interior se mantiene también casi intacto. Es en su habitáculo donde esta conexión entre conductor y máquina alcanza su máxima expresión con una disposición de controles inteligentísima y un sistema intuitivo gracias a una máxima, la simpleza. Es fácil de usar. Punto. La pantalla no es enorme, ¿para qué? y el cuadro de instrumentos te mira diciendo que, efectivamente, estás en un coche, no en una nave espacial. Mantiene su enorme habitabilidad, su propuesta de materiales de calidad premium y su enorme maletero, de 522 litros, suficiente para todas las maletas.

Más novedades

Mazda
Mazda

Además de lo visto en el apartado estético, Mazda ha optado por reorganizar su gama con nuevos acabados, el Signature, el Newground y el Homura, que se unen a los ya conocidos: el Origin, el Evolution y el Znith. Estas nuevas versiones se centran en acentuar el carácter del coche, con el Newground siendo más SUV, con protecciones en los pasos de rueda y llantas de 19 pulgadas, y el Homura más deportivo, con detalles en rojo y negro para aportar contraste y deportividad.

Asimismo, se suma un nuevo sistema de seguridad al compendio de tecnologías que lo convierten en uno de los coches más seguros del mercado. A sistemas como el control de crucero adaptativo o el freno de emergencia se añade el asistente de tráfico y crucero para retenciones, para aliviar la fatiga del conductor en situaciones como los atascos.

También te puede interesar:

Continúa leyendo