Peugeot Sport y Lorige, de la mano para crear un exclusivo reloj

Con motivo del retorno de Peugeot al campeonato de resistencia, con pruebas como las 24 H de LeMans, Peugeot y el relojero Lorige han decidido unir sus fuerzas para el desarrollo de una espectacular pieza de relojería.

Todo comenzó en 2020 cuando el Automobile Club de L’Ouest anunció la creación de una nueva categoría para carreras top de resistencia, aquello suponía el retorno de marcas míticas esta competición, caso de Peugeot, ganador de las míticas 24H de LeMans en 1992, 1993 y 2009.
En paralelo empezó a trabajar y presentó el vehículo elegido para correr las mismas, el 9X8 Hybrid Hypercar, protagonista de una nueva categoría dirigida a un público más amplio y con unos rasgos fieles al ADN de los coches de calle de la marca. En este caso la firma vuelve a ser protagonista como ya lo fue con el 905 de 1990 y el 908 de 2006.

Peugeot reloj
Reloj Peugeot

2 años

Al igual que el primer modelo de Lorige, el BL-Endurance, que requirió más de 2 años de desarrollo, incluidas las fases de prueba para comprobar la fiabilidad del calibre LOR-PR01 y aprobar el material de carbono reprocesado, el Peugeot 9X8 ha comenzado este invierno las pruebas en su fase de desarrollo, que se prolongarán unos meses mientras afila sus garras. Lorige es conocida por sus cajas de reloj fabricadas con el material de los frenos de los coches de carreras, pero esta vez, el BL-Endurance Hyperblack empleará el material de las pastillas de freno de los prototipos del Peugeot Hypercar en su fase inicial de desarrollo. Lo que significa que los propietarios de esta serie de Lorige poseerán una pieza probada en el 9X8 antes de que participe en su primera carrera.
El Lorige BL-Endurance Hyperblack está en plena fase de pruebas, en concreto de su excepcional maquinaria, por lo que deja al aire la fibra de carbono y las piezas negras de titanio recubierto de DLC, lo que le confiere un aspecto duro y sin adornos superfluos.

Peugeot Reloj
Peugeot

Al detalle

Todas sus piezas han sido pulidas con choro de arena, desde el bisel de titanio hasta la tornillería visible hecha a medida, posteriormente se tratan en negro para recrear ese peculiar efecto. El negro contrasta con el color verde Kryptonita usado también por la marca en el coche de carreras, así como el Gris Selenio. La combinación de colores es sencillamente perfecta exuda discreción y un gran esfuerzo, preparada para afrontar cualquier reto que se le ponga por delante.
El indicador de reserva en la parte inferior de la esfera y el nombre del modelo son claramente visibles, lo que recuerda a las carreras de resistencia.
Para el movimiento, Lorge ha recurrido a uno de los principales fabricantes suizos, Jura, que ha diseñado un calibre a su medida. Por su puesto todas las piezas se montan y ensamblan a mano por artesanos de alta relojería.
Un capricho y una joya de colección para rememorar el que puede ser uno de los míticos momentos de la marca en la competición automovilística.

Continúa leyendo