¿Sabes cómo hacer el cambio del nombre de un coche?

Realizar el cambio de nombre es un trámite obligatorio que puede parecer más complicado que lo que realmente es. Te explicamos cómo hacerlo.

Comprar un vehículo es un momento emocionante para mucha gente. Es la emoción de recibir un nuevo compañero de aventuras que nos acompañará durante muchos años. Hacerse con un vehículo nuevo es la primera opción para muchas personas, pero el mercado de ocasión espera para los que no quieren gastarse tanto dinero en un vehículo o para los que busquen una edición específica de un vehículo, ya que hay vehículos a los que únicamente se puede acceder a través del mercado de ocasión. En el caso de decantarse por un coche de segunda mano, el comprador deberá realizar el cambio de nombre del vehículo para acreditar su propiedad a efectos legales o, lo que es lo mismo, asumir la responsabilidad ante cualquier contratiempo derivado de su uso.

El cambio de nombre es, por tanto, imprescindible en el proceso de compraventa de un vehículo, un trámite para el cual el comprador tiene 30 días desde que formaliza la compra del coche. Según la Dirección General de Tráfico, ente ante el que hay que acudir para realizar el cambio de nombre, se necesitan para su formalización la posesión del DNI o documento de identidad para extranjeros, una fotocopia del mismo, la documentación completa del vehículo, es decir, el premiso de circulación y la ITV, el recibo del impuesto de circulación y el contrato de compraventa firmado tanto por el vendedor, como por el comprador.

Documentación cambio nombre
Agencias

Formas de realizar el cambio de nombre

Hay distintas formas de hacer el trámite. El comprador puede optar por acudir a una gestoría para que un gestor se ocupe personalmente de realizar el cambio de nombre. Esta es quizás la forma más sencilla de llevarlo a cabo, ya que el comprador deberá entregar los documentos al gestor, o mandárselos en caso de acudir a una gestoría online, y despreocuparse, aunque seguramente sea la más costosa, ya que además del trámite el gestor cobrará su intervención, por lo que el montante total puede alcanzar los 200 euros.

Por otro lado, si el vehículo se ha adquirido a través de un concesionario especializado en vehículos de ocasión o un concesionario oficial con oferta usada es muy probable que sea el mismo centro el que se ocupe del cambio de nombre mientras se formalizan los trámites para la compra y se cierra la operación. La mayoría de concesionarios obtienen la documentación por parte del comprador durante la preparación de la venta y ya son poseedores de la documentación del vehículo, por lo que realizan el cambio de nombre de forma sencilla. Asimismo, el precio estará incluido en el del coche, por lo que hay la sensación de que no se paga por ello.

Por último, el comprador puede decidir hacer el cambio de nombre por su parte, para lo que deberá acudir a la DGT con toda la documentación antes mencionada y con el vendedor del vehículo porque deben estar presentes ambas partes. En Tráfico se obligará a liquidar deudas pendientes, si es que el vehículo las tiene, y se realizará el cambio tras abonar los 54,60 euros que fija la tasa para finalizar el trámite.

Firma Cambio Nombre
Agencias

Consecuencias de no hacer el cambio de nombre

Realizar el cambio de nombre es un trámite obligatorio cuando alguien compra un coche de ocasión o a través del mercado de segunda mano. Cabe recordar que, pese a que el comprador está obligado a hacerlo en los 30 días siguientes a la compra del coche, el vendedor deberá notificar a la DGT de la operación en los 10 días posteriores a la transferencia para quedar exento de cualquier obligación o consecuencia derivada del uso del nuevo usuario durante el período de transición.

Si el cambio de nombre no se efectúa, el vendedor será, a ojos de la ley, todavía el propietario del vehículo con todas las responsabilidades, derechos y deberes que ello implica. Eso quiere decir que el vendedor deberá abonar las multas en caso necesario o será responsable en caso de accidente. El comprador, por su parte, no podrá acceder a la contratación de un seguro, otro trámite obligatorio, y quedará desamparado en caso de accidente.

Continúa leyendo