Stellantis electrifica España

El grupo formado por marcas como Peugeot, Opel o Citroën sigue apostando por un país en el que produce coches desde hace décadas con la adjudicación de nuevos eléctricos

España es el segundo país europeo por volumen de producción de vehículos. La industria automovilística española, así como toda la cadena de valor, formada también por proveedores e infraestructuras, es de las más importantes del mundo. Por eso es tan importante que, ahora más que nunca, las marcas automovilísticas apuesten por invertir en España, para que la electrificación no provoque un cambio de tendencia que merme una de las industrias más importantes de todo el país en términos de trabajo y, también, inversión en investigación y desarrollo. Han llegado mazazos últimamente en forma de cierres anunciados, como el de la planta de Nissan en Barcelona, pero parece que la voluntad de empresas tan importantes como Seat, a través del Grupo Volkswagen, es impulsar y convertir a España en un líder de la electromovilidad.

No obstante, quien no ha tenido ninguna duda nunca sobre España como sitio idóneo donde invertir y fabricar coches es el Grupo PSA, ahora Stellantis tras su fusión con el Grupo FCA (Fiat-Chrysler). La compañía, que tiene entre sus marcas nombres como Peugeot, Opel, Citroën y ahora también Fiat, Alfa Romeo y hasta Jeep, entre muchas otras, lleva décadas en el país y su apuesta por él ha sido patente incluso con la llegada de la electrificación. No en vano, Stellantis es el único grupo que produce eléctricos en todas sus plantas españolas, que son tres: la de Vigo, la de Madrid y la de Figueruelas, en Zaragoza. Ahora, sin embargo, va todavía más allá.

También comerciales eléctricos

Stellantis
Stellantis

Stellantis cree que no es suficiente con adjudicar a España la producción del Peugeot e-2008 a Vigo, del Citroën ë-C4 a Madrid y del Opel Corsa-e a Zaragoza. El grupo considera la planta gallega una de sus factorías más capaces y preparadas para la nueva era de la movilidad, y por eso le ha dado seis nuevos vehículos eléctricos, que además son especiales por ser seis furgonetas eléctricas, una pieza clave en los planes de descarbonización del transporte y, por tanto, de las ciudades.

Así, los Peugeot e-Partner y e-Rifter, los Citroën ë-Berlingo y ë-Berlingo Van y los Opel Combo-e y Combo-e Cargo se ensamblarán en Vigo, con las baterías finalizando su proceso de producción en esa misma factoría. La elección de la factoría viguesa no es extraña. Ya en 1958, PSA comenzó a fabricar el Citroën AZU, un comercial derivado del 2CV, allí, vehículo al que sucedieron adjudicaciones como el AK, el AYu, el C15 o la todopoderosa Berlingo. La Peugeot Partner llegó más tarde, para convertir a Vigo en la planta más importante del grupo en España por volumen de producción. La elección es todavía más lógica al conocer que todas se basan en la misma plataforma.

224 eléctricos al día

Stellantis
Stellantis

Stellantis quiere que de Vigo salgan, en un principio, 91 comerciales eléctricos diarios para septiembre en un aceptable ritmo productivo que irá creciendo hasta las 224 unidades diarias solo dos meses después, en noviembre. Pero todo esto no es posible sin una gran inversión. Aunque los seis comerciales se basen en la misma plataforma, el grupo ha tenido que invertir 33 millones de euros para adaptar su factoría a la producción de eléctricos, además de 10.000 horas de formación específica para los empleados de la planta gallega.

Esta suma de dinero se ha destinado a adaptar el taller de embutición, las líneas de caraforesis, estanqueidad y aprestos, así como la de montaje, logística y calidad. No en vano, pese a contener menos componentes, la producción de un vehículo eléctrico difiere bastante a la de uno de combustión. Además, Stellantis ha querido minimizar las emisiones durante el proceso de montaje.

También te puede interesar:

Continúa leyendo