¡Achís! ¿Alergia a tu mascota?

¿Padecéis de picores, irritación, tos, estornudos o problemas respiratorios con la presencia de vuestra mascota? Posiblemente sufrís alergia.

¡Achís! ¿Alergia a tu mascota?

Compartir un espacio común durante un tiempo prolongado con animales puede llevar a algunas personas a desarrollar alergias. Aunque todos los animales de piel o plumas pueden causarnos alergias, las más comunes son provocadas por perros y gatos. Esto es debido a que son los animales con los que convivimos más frecuentemente.

Aproximadamente un 15% de la población sufre alergia a estos animales. Y, generalmente, los gatos acostumbran a causar más alergias que los perros. Al contrario de lo que se piensa, no es el pelo de nuestras mascotas lo que provoca alergias. Las causantes de estornudos, picores y problemas respiratorios son ciertas proteínas que se encuentran en la caspa, en la saliva o en la orina de los animales. Estas proteínas se desprenden de la piel o se secan y se pulverizan – en el caso de la saliva y la orina –, y se esparcen por el aire en forma de pequeñas partículas de polvo.

Un 15% de la población sufre alergia a gatos y perros

¿Cuáles son los síntomas?

alergias

Las personas alérgicas a los animales pueden notar los mismos síntomas que con otros tipos de alérgenos ambientales, como por ejemplo rinitis, conjuntivitis y asma. Estos producen picor de nariz u ojos, estornudos, congestión, mucosidad líquida, lagrimeo, tos, sensación de falta de aire y ruidos respiratorios como silbidos. Además, si la piel entra en contacto con dichos alérgenos, en este caso caspa y saliva, se produce picor, urticaria o hinchazón en la zona que ha entrado en contacto.

Estas alergias hacen que la gente que las padece y que convive con animales tenga los bronquios más sensibles y que reaccionen más frente a otros estímulos. Es por eso que cuando realizan esfuerzos, o entran en contacto con aire frío, humo o polvo, pueden notar más los síntomas, cosa que no pasaría si los bronquios no estuvieran inflamados previamente debido a dicha alergia.

¿Qué podemos hacer?

Cuando alguien padece alergia a los animales (ya sea gato o perro), lo ideal es evitar al máximo el contacto con estos. Si se tiene una mascota en casa, lo idóneo sería retirarla del hogar donde convive la persona alérgica.

Cuando esto no es posible, ya sea por motivos sentimentales o por la imposibilidad de encontrar un nuevo hogar para la mascota, se deben tomar una serie de medidas para paliar los efectos. En este caso, se debe evitar tocar el animal y lavarse las manos después de hacerlo, impedir su entrada en el dormitorio, limpiar las mantas y cojines del animal, lavar y cepillarlo regularmente (de 2 a 4 veces por semana) y ventilar la vivienda con frecuencia. Actualmente existen en el mercado una gran variedad de productos de higiene para tu mascota que te ayudarán a mantenerla limpia y saludable. Unos de los productos, no tóxicos, que más servicio podrán hacerte en cuanto a alergias se refiere, son los que humedecen el pelo del animal y evitan que desprenda tanta caspa.

TerranovaCNC

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS