Barceló Emperatriz: un hotel creado por y para sus huéspedes

3 minutos

Seguro que cuando viajas deseas llegar a aquel lugar en el que siempre habías soñado estar, en el que el lujo y el relax se fusionan en un ambiente único donde los servicios están hechos a medida, y sientes la personalización y mimo en cada detalle. Hay un hotel que cumple todos estos requisitos, y está en Madrid, es el Barceló Emperatriz 5*.

Estilo & deco
Su recepción acoge al llegar y te envuelve de confort y elegancia

Emperatriz es mujer de mundo, cosmopolita, de ideas claras, urbanita, que sabe lo que quiere y busca la calidad. Ella siempre sonríe, tiene una personalidad muy marcada, femenina, cuida los detalles, piensa como mujer y le encanta ser la anfitriona perfecta. Este hotel es así, como ella, fusiona conceptos estéticos y emocionales para expresar el carácter cosmopolita e intelectual de la figura que lo inspira: la Emperatriz Eugenia de Montijo.

Este hotel no tiene nombre de mujer por casualidad cada uno de sus detalles está pensado por y para sus huéspedes. Es fruto de un proceso de co-creación en el que algunos de sus futuros huéspedes han podido decidir desde sus servicios, hasta algunos elementos decorativos a través de la web del proyecto y sus redes sociales. Más de 2.000 aportaciones, así como con las de las 25 mujeres líderes que han colaborado en la iniciativa, todas estas ideas han creado un ecosistema lleno de servicios especiales que responden a las necesidades de sus futuros huéspedes.

 

Estilo&confort
Sus habitaciones son auténticos oasis de paz y estilo

¿Qué buscamos en un hotel?

Esta pregunta es la que se formularon los co-creadores. Y estas conclusiones son las que se han materializado en el hotel:

Buscamos estética, comodidad, buen gusto, estilo. Todo ello se condensa entre las paredes de este edificio del S.XIX en pleno centro histórico de la ciudad y con 146 habitaciones. Techos con molduras y casetones, propios del S.XIX, se conjugan con materiales nobles como el mármol para las zonas de tránsito, la madera para las áreas de descanso, y el metal como hilo conductor de la decoración para actualizar el diseño interior.

En tu habitación no faltará nada. Además de artículos de última tecnología, como un panel de conectividad Mini Media Hub, que conecta la televisión de la habitación con móvil, tablet o portátil mediante una conexión USB o Bluetooth. Encontrarás a tu disposición las agendas secretas de los influencers más relevantes del territorio nacional (que están disponibles en formato print y online, a través de la página web del hotel). Cada guía se centra en una temática concreta, como gastronomía o moda. Desde la hamburguesa Philly en Goiko Grill hasta las tiaras de López-Linares, las guías recogen las confidencias mejor guardadas de sus autores para ti, porque no hay mejor forma de moverse en una ciudad que de mano de habitantes habituales.

El baño, ese lugar que sienta las bases entre ese lugar donde volver o no, es un oasis de comodidad en blanco mármol y cuidada iluminación que invita a la relajación y cuya bañera puede integrarse en la habitación o panelarse para mayor privacidad, y que contará con amenities Premium y accesorios como las planchas de pelo.

Pero además encontrarás el Travel Light Servicela evolución definitiva para los huéspedes se olviden tanto de cargar con sus equipajes y se encuentren en su armario (sin notar los estragos del viaje) la ropa preparada y planchada para la siguiente reunión. 

Barceló Emperatriz contará también con Minibar Healthy a la carta, una propuesta para darle un twist al clásico minibar. La gran sorpresa es que en él también podrá encontrar sus productos beauty preferidos.

Un spot gastronómico. Sin salir del hotel podrás disfrutar de un restaurante inspirado en el botánico Celestino Mutis. Con una estética cálida y acogedora que homenajea al genio que le da nombre, Mutis ofrece una carta cuidada y un ambiente inmejorable tanto para recibir a clientes como para pasar una velada en pareja. Verás cómo estética y cocina de mercado se entremezclan en sus platos estrella. Desde el Solomillo de ternera con tallarines de calabacín y crumble de AOVE biodinámica hasta Rodaballo con verduritas a la griega. La carta es toda una declaración de intenciones. De la vuelta a la soberanía de la calidad, envuelta por supuesto en una sugerente estética.

 

Continúa leyendo...

COMENTARIOS