Cuatro gastroexperiencias para dar la bienvenida al buen tiempo

Parece que el sol ha llegado para quedarse, y el cuerpo pide aire libre, cocina ligera y sabor a productos de verdad.

Hoteles que apuestan por lo 'healthy'

Patio Magnum Hotel Villamagna

Vivimos en plena apoteosis de lo saludable. Cada vez más propuestas gastronómicas apuestan por este eje como su parte esencial de su filosofía, sobre todo ahora que asoma el verano y los cuerpos se quieren mantener a tono. Dos hoteles emblemáticos de Madrid y de Barcelona acaban de inaugurar sus propuestas más sanas y ligeras, pero ojo, sin descuidar el sabor. El aire libre es el mejor marco para disfrutarlas, así que en ambos casos son sus terrazas las que se han visto ocupadas por este despliegue de lo orgánico, de la cocina de proximidad, de las ensaladas y la cocina al vapor.

Dim sum

En el Hotel Villamagna han echado mano del Tse Yang, el prestigioso restaurante de cocina cantonesa que hace que muchos madrileños peregrinen a este hotel aunque lo tengan a la vuelta de la esquina. En un rincón de su Patio Magnum y a la vista de todos, un maestro de los dim sum prepara al vapor una enorme variedad de estos, a cada cual más exquisito. La carta de esta propuesta, pensada sobre todo como un picoteo afterwork o un aperitivo antes de pasar a festividades gastronómicas más serias, pero que también puede ser una comida o una cena ligera, tiene en estas pequeñas empanadillas chinas –insistimos, siempre al vapor, aquí no se trabajan los fritos– sus protagonistas. No te pierdas el de pato, que sabe a China y a gloria.

Terraza La dolce Vitae

En Barcelona, el Hotel Majestic acaba de presentar su carta healthy. Se disfruta en la terraza La Dolce Vitae, que ocupa la azotea del edificio y ofrece algunas de las mejores vistas del Eixample. Aquí, el picoteo con acento en lo orgánico y lo saludable, como las ensaladas de quinoa roja o de puerros ecológicos y las hamburguesas veggies, van a convivir con algunos clásicos del chef Nandu Jubany, como su Club Sándwich o la Oreo de Parmesano. Hay también una buena oferta de zumos de frutas y verduras, perfectos para hacer del verano y el calor más llevaderos. Y todo en el entorno de la piscina del hotel, con lo que la experiencia refrescante parece asegurada.   

Galicia en pequeñas dosis

Atlántico Casa de Petiscos

Hace aproximadamente un año, el chef gallego Pepe Solla, con una estrella Michelin por su pontevedresa Casa Solla, abrió "delegación" en Madrid. Atlántico, una casa de comidas donde impera lo sencillo, como casi siempre en la cocina gallega, ha sido solo un primer paso para un despliegue que, a pesar de la prudencia del simpático y cabal chef, parece más ambicioso. Ahora acaba de inaugurar en la zona de Retiro, el destino gastro que asciende más deprisa en el mapa de la capital (cada metro cuadrado de sus calles se lo disputan propuestas consagradas como Arzábal, La Castela o La Montería, y emergentes como Kulto o Taberna&Media) su formato más informal. En Atlántico Casa de Petiscos (que siginifica "aperitivos" o "pequeñas raciones", en gallego y en portugués), en lugar de primeros, segundos y postres  se ofrecen tapas, pinchos y bocadillos (estos, por medidas). Algunos muy arraigados en la tradición galaica, como el bocata de raxo, la empanada o la tapa de zorza con huevos y cachelos. Y otros con un pie en la tendencia y en otras latitudes, como el aguachile de pulpo o las navajas con salsa cítrica. El local tiene rincones que recuerdan a los puestos de un mercado, y lo que manda es, evidemtemente, el producto.
 

Un 'foodtruck' en las alturas

Vincci The Mint Roof

Todavía no entendemos muy bien el sentido de alquilar una grúa (suponemos que algo así no cabe ni en el montacargas más generoso) y subir a una azotea una furgoneta de los años 50. Igual todo esto de lo foodie se nos está empezando a ir de las manos. Pero, consideraciones lógicas aparte, el caso es que el Hotel Vincci The Mint lo ha hecho, llevando el concepto de cocina móvil a las alturas de la Gran Vía madrileña. Acomodada en los mullidos sillones y cojines elegidos por el interiorista Jaime Beriestáin, responsable de la decoración del espacio, de lunes a miércoles puedes disfrutar de propuestas clásicas del street food como hamburguesas y platillos asiáticos. Y de jueves a domingo, con la menta como hilo conductor (que por algo la terraza se llama The Mint Roof) los atardeceres se transforman en La Hora Fresca: una campana y un chupito de menta para todo el mundo marcan el arranque de una tarde-noche a base de comida informal, cócteles y música suave de fondo. Ahí si que vas a necesitar tú una grúa para que te levante de los sofás.  

Continúa leyendo...

COMENTARIOS