Hablamos con Alejandra Ansón, una mujer gourmet

Joven, amante confesa de la gastronomía y directora de Elite Gourmet, el sello de calidad con apellido Ansón.

Alejandra Ansón

Conocí a Alejandra Ansón en un evento del Museo del Romanticismo, encantadora y simpática terminó de conquistarme con una mayonesa con trufa que ella misma había hecho. Aquella tarde comí un queso buenísimo, unos vinos de escándalo y unas conservas de esas que te quieres llevar hasta la lata…y todo estaba amparado por Elite Gourmet, el sello de calidad creado por Alejandra fruto de su amor por la gastronomía y de sus ganas de “que la gente coma y beba de manera consciente, quiero contarles la historia detrás del producto”.

Desde aquel día empecé a preguntarme qué es realmente lo gourmet, si ha de ser caro y si sabemos lo que comemos y lo valoramos. Y sabía que ella podía darme todas las respuestas.

"¿Qué es gourmet? - me dice - No es nada, es una palabra tan llena de contenido que lo ha perdido. Hay un error muy común que es asociar lo gourmet con lo caro, y no tiene por qué, o considerar gourmet a una categoría, por ejemplo, decir que el caviar es gourmet, pues no, hay caviares malísimos. Nosotros hacemos nuestra descripción de gourmet: la élite, lo mejor de cada categoría, desde una sal a un caviar"

Me dijiste en su momento que quieres contar la historia de los productos.

Sí. Es muy bonito cuando viene una chica y te dice que se ha enamorado de los espárragos que tenemos en Elite Gourmet y que cuál es su historia. Esa es la parte que más me gusta, poder contar que el espárrago es blanco porque se recoge entre las 12 de la noche y las 4 de la mañana. O que Arturo Sánchez se va a Guijuelo en agosto en pantuflas y pijama a media noche a abrir las ventanas de sus secaderos naturales porque es cuando puede secar el jamón, el resto del día tienen que estar tapados para que no se recalienten. Y lo mismo pasa con Freixenet, una empresa enorme con una historia espectacular de cómo en 1920 se iban sus abuelos con una maleta con 5 botellas para verderlas en Estados Unidos. A primera vista no parece gourmet pero es una empresa de ciento y pico años, que vende 150 millones de botellas al año y tiene una gama de cavas muy buena.

Vinos Elite Gourmet

Eso precisamente me chocó al ver la web de Elite Gourmet, son productos muy exclusivos y de pronto Freixenet que parece más llano… ¿cómo hacéis la selección?

Elite Gourmet es un sello de calidad muy subjetivo, a mi no me gusta plantearlo como una denominación de origen. Nosotros nos basamos en comités de cata e intentamos hacer una unión de productos de calidad, tenemos un producto por categoría, excepto en el cava que hay 3 porque es necesario enseñar que hay casi tanta variedad como en el mundo del vino. Seleccionamos además productos concretos de marcas, no la marca completa, eso te permite contar con todo tipo de marcas y eso es la gastronomía española.

Sin embargo hay quien piensa que lo gourmet proviene de una empresa muy pequeña que se dedica a un producto muy exclusivo.

Tenemos la percepción de que sólo el hombre que hace quesos en su casa hace un queso bueno, y también es verdad, de hecho en Elite Gourmet tenemos empresas microscópicas. Pero las marcas que pueden hacer grandes productos es porque pueden sacar una gama grande de calidad media. Lo que queremos hacer ver es que el producto bueno puede estar en cualquier parte.

Me hablabas del comité de cata, ¿cómo funciona exactamente?

Yo hago la previa, voy viajando, conozco, pruebo productos y llevo al comité de cata lo que considero que podría estar en Elite Gourmet. Pero al final las marcas pagan por estar aquí y no quiero tener esa influencia en mi decisión ni creo tener la verdad absoluta. Quiero el “ok” externo, el de los cocineros, los enólogos…El comité tiene la última palabra.

Conservas Elite Gourmet

Y  ¿cómo te metiste en toda esta historia con sólo 24 años?

He vivido la gastronomía toda mi vida gracias a mi padre y siempre le he oído decir que a los cocineros se les ha potenciado pero el producto se ha dejado de lado. Así que empezamos este proyecto con 6 productos. Y fuimos incorporando más, algunos me costaron años de negociaciones. Además soy una persona que se mete en cien embolaos, eso va conmigo, de hecho antes de Elite, monté una empresa para hacer libros de gastronomía, tenía entonces 19 años. Y ahora no paro, por ejemplo me obsesioné con el mundo del caviar, es alucinante y me metí de lleno a aprender.

¿Cuál es tu siguiente paso?

¡Las patatas fritas!, estoy obsesionada. Ah ¡y anchoas! Pero como te decía, las negociaciones son largas, pero no tengo prisa, es un proyecto tan efímero que la gente que esté quiero que sea porque quiere estar de verdad.

Ya que hablamos de gastronomía, nuestro punto fuerte, ¿qué me dices de la marca España?

Creo que los chefs son nuestros grandes embajadores pero no hay mucha Marca España. Empezamos a exportar más tarde que Francia e Italia, y nos centramos en producir una calidad aceptable a un precio asequible, vendimos a granel. Mi preocupación ahora es que muchos países nos están comiendo el terreno y seguimos con esa misma estrategia. Ahora estamos en un momento en que hay que parar y empezar de cero.

¿Cuál es la solución?

Necesitamos una hiperprotección de nuestros productos estrella. No podemos dejar que salga de España un sólo jamón ibérico malo ni que te vendan en la Plaza Mayor un ibérico que no ha visto una bellota nunca, porque el jamón ibérico es único, no se puede hacer nuestro jamón en ninguna otra parte del mundo porque no hay ese ecosistema. Pero hay muchos intereses de por medio en el tema de denominaciones de origen.

Y así quedaron resueltas todas mis dudas mientras degustábamos un delicioso jamón y elucubrábabamos sobre el futuro. “A pesar de todo soy optimista, creo que la gente intenta ser cada vez más consciente de lo que come, y ahí estamos nosotros para acercarles productos buenos de verdad y con una historia todavía mejor”.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS