Lago Como: guía para exprimir tu viaje al norte de Italia

Situado en la región de Lombardía, el lago de Como es uno de los puntos más fotografiables y relajantes de Italia. En él sobreviven rincones poco masificados, perfectos para perderse voluntariamente. Las instrucciones para no perderte nada, aquí.

Getty

Viajar a la cuna del estilo mundial se convierte en una oda al buen gusto. Milán es la capital del diseño, de la moda en cada rincón, de los establecimientos nocturnos más cool, de exquisitos restaurantes… En sus alrededores se sitúa un destino de escenografía luminosa pintada en tonos pastel, salpicado de villas de ensueño y con un telón de fondo alpino: el lago Como. En cualquier viaje con destino final al lago, Milán suele ser la puerta de entrada. ¿Cómo exprimir al máximo la capital de Lombardía en una estancia corta? Todas sabemos que el Duomo, Santa Maria delle Grazie (que alberga La última cena de Leonardo da Vinci), la Scala, la galería de Vittorio Emanuele o la pinacoteca de Breda son visitas obligadas, pero tomad nota de las direcciones con más glamour.    

 

La terraza clásica de Villa Melzi, con sus calas en flor y sus columnas. Getty.
¿Dónde alojarse?

El Grand Hotel y el Príncipe de Savoia son perfectos si buscas un estilo aristocrático e histórico. Si eres una fashionista convencida, duerme en el Armani Hotel o en el Bulgari Hotel Milano. Las fanáticas de Instagram no lo dudéis: elegid el Town House Galleria, cuyas habitaciones miran directamente al interior de la galería Vittorio Emanuele. Sina the Gray, perteneciente a Small Luxury of the Word, a menos de cien metros del Duomo, es la opción perfecta para conocer a pie el corazón de la ciudad y disfrutar del bullicio milanés en un coqueto hotel boutique. ¡Pide sus suites con gimnasio privado! Y si te apasiona la arquitectura y la decoración de vanguardia, alójate en el Magna Suites Pars (de la misma cadena) una antigua fábrica de perfumes reconvertida en un luminoso y sorprendente hotel de lujo. Querrás traerte a casa sus chaise longues rojas. ¡Irresistibles!

Los restaurantes más cool

Déjate caer por Armani Nobu, frecuentado por celebrities internacionales y ubicado en el impresionante complejo que la firma tiene en Manzani 31. Uno de los últimos en llegar es Torre, en la Fundación Prada. Muy aconsejable también Seta, en el patio del Mandarin Oriental: las especialidades italianas del chef Antonio Guida merecen una visita. Cracco's, instalado en el interior de la Galería de Vittorio Emanuele, es otra buena opción. Si adoras el panettone prueba el de la pastelería artesanal Massimo.

Shopping

Milán no solo es el paraíso de la ropa: sus escaparates también te harán suspirar. Cuidan al detalle la estética. En el Quadrilatero della moda se reúnen las mejores firmas del mundo. En la zona de Breda destacan las tiendas de cosmética: imperdible, Santa María Novella. Si dispones de tiempo visita La Rinascente, unos grandes almacenes con mucho gusto en plena plaza del Duomo. ¿Volver con Prada, Etro o Armani en la maleta sin que se resienta el bolsillo? Es posible si te acercas a un outlet, como el de Il Salvagente. El icono ECO. Si te interesan los proyectos urbanos medioambientales debes visitar El Bosco Verticale, un rascacielos residencial que es a la vez un bosque vertical que alberga árboles grandes, medianos y pequeños, y miles de plantas y arbustos. Además de aumentar la biodiversidad y promover la sostenibilidad, impresionan sus fachadas cuajadas de vegetación en medio de la ciudad.

#Coffeelovers

Tomar café es un ritual del que no te debes privar: aquí saben hacer expresos y capuchinos como en ningún otro sitio. Hay terrazas y cafés coquetos, elegantes y con mucho encanto, pero te recomendamos los históricos como el Sforzesco, el Bastianello, la Pasticceria Marchesi, el Caffe Verdi o el Bianco. Si buscas gente guapa, acude al Café Armani o al Cova .

Las copas

Elige la terraza Duomo 21 para disfrutar de un cóctel con las mejores vistas ¡Casi puedes tocar la catedral con tus dedos! Ojo, porque se accede desde un pequeño portal. El ambiente nocturno es tan glamuroso como el diurno: acude a Gattopardo, situado en una antigua iglesia abandonada reconvertida. Y tampoco te pierdas el Just Cavalli Café.

El lago más glamuroso del mundo

Después de nuestro aperitivo milanés, nos adentramos en Como, el plato principal de nuestra escapada. Puedes ir en coche o en tren (desde la Estación Central hasta Varenna y desde Cadorna hasta la ciudad de Como). El lago tiene una forma caprichosa con tres brazos de agua que se unen en su parte central. Entre acantilados, villas señoriales y un horizonte de montañas picudas y nevadas, comprenderás por qué es un destino elegido por tantos famosos. Si quieres darte un capricho alquila un barco con patrón, pero puedes moverte perfectamente con las embarcaciones que surcan el lago a diario (navigazionelaghi.it). Un consejo: las mejores fotografías se toman navegando y tienes que estar atenta porque el agua cambia de color según la hora.

El contraste perfecto con la cosmopolita Milán, y una inesperada incursión en la naturaleza
Las villas

Son las auténticas protagonistas de Como, su seña de identidad. ¿Cuáles debéis conocer? Todas las que podáis. Pero hay cinco imprescindibles. Comenzamos por Villa Melzi y su fachada nívea e imperial a pocos metros del agua , rodeada de vegetación, frondosos jardines y senderos junto al lago. Uno de los lugares favoritos de las familias reales de antaño. Villa Carlotta es una de las míticas. Construida en el siglo XVII fue un regalo de  bodas para la de Nassau. Decorada con magníficos frescos, hay que visitar su inigualable jardín reconvertido en museo botánico por la propia princesa. En esta casa se celebran festivales de música durante el verano. Villa Monastero es una mansión de película que ha sido escenario de anuncios y series. Las columnatas de la entrada impresionan tanto como sus interiores o los espectaculares jardines con fuentes y repletos de árboles exóticos que se extienden a lo largo de dos kilómetros. Un apunte especial para cinéfilas: en Villa Balbianello se rodaron escenas de James Bond y de Star Wars. Por último, Tremezzo se rehabilitó como hotel de ultralujo. Es un legendario alojamiento con una zona wellness, su T Spa, que cuenta con varios premios internacionales.

 

Habitación del T Spa
Sus pueblos multicolores

Las localidades que rodean el lago son de postal. Bellagio recuerda a la ilustración de un cuento por sus empinadas callejuelas. Tienes que caminar entre sus casitas de piedra, tiendas de artesanía, cafés, heladerías, terrazas o contemplar la basílica románica del Santo Santiago, un referente de la arquitectura lombarda medieval. Visita Villa Melzi y fotografía su impactante fachada y recala en la lujosa Villa Serbelloni. Si prefieres evitar el turismo masivo, acércate hasta Pescallo.

Varenna es otra de las localidades imperdibles. Ubicada entre el lago y la montaña y de origen romano, destaca el contraste de colores de sus edificaciones puntiagudas. Te sugerimos pasear hasta el castillo de Vezio, una construcción del siglo XII con fabulosas vistas.

Si eres amante de la naturaleza, Caddenabia es tu sitio. ¡Y el punto de partida perfecto para excursiones de senderismo! Una de las más recomendables es la ascensión a la ermita de San Martino con parada en Griante, un coqueto enclave poco masificado.

Menaggio conserva su estructura medieval, las murallas y las ruinas del antiguo castillo. Aquí vas a encontrar tiendas de las mejores marcas y restaurantes premium. Lleva el móvil a mano: puedes cruzarte con celebrities como George Clooney o Madonna. Cernobbio es uno de los pueblecitos más famosos por sus mansiones y hoteles. Villa Erba o Villa Pizzo es punto de partida de numerosas caminatas de senderismo por las montañas. Además, siguiendo una carretera que muestra unas preciosas panorámicas se alcanza el monte Bisbino. La ciudad de Como es agradable para pasear por sus callejuelas históricas. Pero lo mejor es tomar el funicular hasta Brunate para fotografiar unas panorámicas inolvidables. Durante los meses cálidos se organizan cruceros nocturnos que incluyen cena. Otros combinan la navegación al caer la tarde con cena posterior en un restaurante junto al lago. Il Gatto Nero, situado en Cernobbio, es un local tradicional italiano con mucho encanto y buenas vistas. La Colombetta está especializado en pescados y mariscos de la zona. En Varenna, uno de los clásicos es Il Cavatappi (pide los pescados del lago o sus ravioli de espinacas con ricotta). Si eres una fanática de los galardones Michelin, reserva en Mistral, galardonado con una estrella. Está dentro del Serbelloni y se ha convertido en parada gastronómica de celebrities.

Continúa leyendo