Parada y fonda, dos hoteles con parada gastronómica

Dos enclaves en Madrid y París donde la estancia requiere, como mínimo, una visita gastronómico-espirituosa a la planta baja del hotel.

Hotel Wellington (Madrid)

Parada y fonda, dos hoteles con parada gastronómica

Este clásico de la capital ha remozado sus habitaciones para actualizarlas y hacerlas todavía más confortables. Su envidiable ubicación –pegado a las tiendas top de Jorge Juan–, albergar el Goizeko, un restaurante vasco de altísimo nivel, y el Kabuki Wellington, quizá el mejor japo de Madrid, son sus bazas. hotel-wellington.com

Aire libre. Con el buen tiempo toca disfrutar del 'otro' restaurante, Las Raíces, que comparte terraza con la piscina. Se nutre del huerto ubicado en el propio hotel, y son especialistas en carnes y pescados a la parrilla.

Grand Pigalle (París)

Parada y fonda, dos hoteles con parada gastronómica

SoPi (por South Pigalle) es la zona emergente de París, tomada por neobistrós, bares de cócteles y concept stores. Este hotel, de 37 habitaciones tapizadas por alfombras y papeles de pared de serenos colores, es la mejor base para explorarlo. Pide una de las abuhardilladas y siéntete como el mismísimo Toulouse- Lautrec, que vivió en esta propiedad. grandpigalle.com

Una copa. Bed and beverage (cama y bebida) es el concepto que defiende este hotel que tiene como corazón su wine bar abierto a la calle, y en el que huéspedes y público local se mezclan con el espíritu cosmopolita típico del barrio.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS