Trucos para recibir en casa estas Navidades

La Navidad ya está aquí, y aunque recibir en casa a familiares y amigos es una delicia, también puede ser estresante y agotador para los anfitriones. A continuación, unas técnicas para organizar estos eventos sin agobios.

Lo primero que debe hacer el anfitrión es decidir qué tipo de reunión quiere hacer. Una cena servida puede ser muy agradable, pero el número de invitados se verá limitado a los comensales que pueda acoger la mesa de casa ( o en estos tiempos, las medidas sociosanitarias del gobierno). Además, requiere más maña en la cocina que, por ejemplo, una fiesta cocktail donde se pueden servir aperitivos fríos. Otra ventaja del cocktail es que nos permite invitar a más gente, ya que los invitados estarán circulando de pie y no es necesario acomodarlos a todos en sillas. A continuación, Marina Fernández, Directora de RRII de Grupo Escuela Internacional de Protocolo, diseñadora de eventos y experta en protocolo internacional, social e imagen nos da sus imprescindibles para ser la perfecta anfitriona.

Después, debemos decidir la fecha de la fiesta y comunicársela a nuestros invitados. Hay que tener en cuenta que en Navidad se acumulan los compromisos por lo que lo ideal sería invitar con unas tres o cuatro semanas de antelación.

En estas fechas... hay que invitar con 3 semanas de antelación

En cuanto al menú, el día que tenemos invitados en casa no es el mejor momento para experimentar y probar recetas nuevas. Es mejor que juguemos sobre seguro con platos que tenemos dominados. Para el éxito de la velada es fundamental que los anfitriones se informen sobre si alguno de sus invitados es alérgico al marisco, intolerante a la lactosa o tiene cualquier tipo de restricción alimenticia para poder adaptar el menú a sus necesidades.

Si optamos por una mesa servida, en la que adjudicamos un puesto a cada comensal, podemos jugar con la técnica protocolaria del “Descanso matrimonial”. Así, sentaremos a los matrimonios, o a dos personas que acudan juntas, en distintos lugares de la mesa. Aunque suena raro separar a las parejas, evitamos conversaciones cerradas socializando más con el resto de invitados.

Es habitual que los invitados se conozcan entre sí, pero, si tuviéramos algún invitado nuevo en el grupo, los anfitriones deben encargarse de hacer las presentaciones y acompañar al recién llegado.

Y es que el papel principal como anfitriones, por encima de colocar una decoración ideal o servir una suculenta cena, es hacer que nuestros invitados se sientan cómodos y se diviertan. Por eso, cuando recibimos en casa debemos tratar de relajarnos y pasarlo bien, ya que, si nuestros invitados nos ven disfrutar la velada, ellos también lo harán.

¿Cómo preparo la mesa?

Fabio Martins, maître del emblemático hotel Fuerte Marbella, nos da las claves para que, si las has de organizar tú, tu mesa luzca por todo lo alto.

1. “A la hora de escoger un mantel, asegúrate de que se adapta a las medidas de la mesa. Es recomendable que llegue hasta el suelo, y que sobresalga igual por los 4 costados. En cuanto al color, el blanco es un must, al igual que una vajilla blanca. Es una apuesta segura que siempre triunfa”.

2. “Los detalles y el color han de aplicarse respetando siempre la norma de ‘menos es más’, evitando los excesos y garantizando que contribuirán a que los invitados se sientan cómodos. Como decoración, nada mejor que un centro de mesa sencillo pero elegante, a base de flores o candelabros”.

3. “Si quieres que tu mesa emule a la de las grandes celebraciones, deja aparcados los vasos y saca las copas del armario.  Los manuales de protocolo recomiendan 4 por persona (agua, vino blanco, vino tinto y cava), pero concreta tu elección basándose en tu cristalería y al tamaño de la mesa. Un exceso de copas puede reducir el espacio disponible para colocar la comida y otros elementos decorativos”.

4. “Si quieres evitar que el mantel se llene de migas, es importante que coloques un pequeño plato para el pan. Ponlo siempre a la izquierda de cada uno de los invitados, junto a la parte superior de los tenedores”.

5. “En cuanto a la cubertería, aplica la misma recomendación que para las copas. La tradición dicta colocar tantos tenedores, cuchillos y cucharas como platos se vayan a servir, manteniendo los primeros a la izquierda y los segundos y terceros a la derecha, situando la parte que corta de los segundos hacia dentro, y añadiendo los adicionales de fuera hacia  dentro. Pero si el espacio de la mesa es reducido, no te compliques y pon lo básico, adjuntando las cucharillas de postre en la parte superior del plato. Ganarás movilidad y no pondrás en apuros a tus invitados, como sucedía en la película ‘Pretty Woman’”.

6.“Por último, en cuanto a los vinos, si cuentas con una mesa de apoyo, coloca en ella las botellas. Así liberas espacio y das un toque de mayor elegancia al evento. Si buscas recomendación sobre qué caldos elegir, en blancos los Rueda siempre suelen gustar, así como los Ribera del Duero en tintos. Importante controlar su temperatura, entre 4 y 5 grados para los primeros, y entre 15 y 16 grados para los segundos. Y para culminar las fiestas, esperando que el 2021 sea mucho mejor”.

Continúa leyendo