Visto en Marie Claire México: 'Hotel Four Seasons'

La esencia de la cultura marroquí se refleja en los detalles de este grandioso resort de lujo contemporáneo.

Hotel Four Seasons

El hecho de haber abierto sus puertas hace relativamente poco tiempo (2011), no le impidió colocarse entre la lista de los hoteles más espectaculares de Marrakech. El diseño de las 16 hectáreas de terreno está inspirado en la estructura de una medina, los típicos barrios antiguos de la ciudad, con una gran edificación al centro rodeada de pabellones, que en este caso serían las habitaciones, y a las cuales se puede acceder a través de patios y escaleras que asemejan las calles típicas. El complejo tiene un estilo más bien contemporáneo, con una gama de tonos neutros encabezados por los tierra, mezclado con toques tradicionales en objetos decorativos como las clásicas lámparas árabes de cobre envejecido, además de que en toda la edificación se pueden admirar más de 10 mil piezas de zelig, que son las distintas formas creadas por los diminutos mosaicos de cerámica de colores. Las 141 habitaciones cuentan con una terraza privada desde la cual puedes disfrutar la vista de sus hermosas áreas verdes, las montañas nevadas Atlas o los históricos Jardines de la Menara, que se encuentran ubicados a un costado. Algunos visitantes afirman que, para vivir la experiencia de Marruecos completa, debes quedarte en el riad, un oasis de 377 metros cuadrados de pura tranquilidad, con un jardín y piscina privada al centro, así como una sala con chimenea para las frías noches, consecuencia del desierto vecino. No querrás perderte la oportunidad de disfrutar del tratamiento insignia de Le Spa, uno que tiene el ingrediente más solicitado de la región: el ghassoul, la arcilla roja tomada de las faldas de las montañas de la cordillera Atlas y la cual ha sido utilizada por la nobleza y todo el pueblo en general por más de 1400 años. Cabe recalcar que el spa tiene su propio jardín aromático, en el que cosechan diversas hierbas como lavanda y verbena, que son empleadas en masajes ancestrales que emplean técnicas de acupresión y balanceo las cuales, al combinarse conEl la inhalación de estos aromas, logra un equilibrio energético ideal. Para continuar preservando la herencia del país, el resort hace uso de su centro cultural llamado Maarifa, que significa conocimiento en árabe, donde se exhiben obras de artistas locales y se ofrecen cursos profesionales de lengua árabe, elaboración de aceite de argán y perfumes, entre otros. Dentro del centro hay una boutique en la que podrás adquirir diversos artículos típicos de la región como artesanías, joyería con piedras semipreciosas e incluso alfombras bereberes. Palmas, fuentes y espejos de agua, adornan cada rincón de este lugar de ensueño, para que cada momento de tu visita sea inolvidable.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS