Lifestyle -- Gourmet & Viajes

Namibia: un viaje de lujo

Todavía un territorio casi desconocido, Namibia es naturaleza en estado puro, con paisajes en los que el tiempo se ha detenido, y que consigue hacerte sentir de manera muy especial que África tiene algo que le trasciende. Un extraño universo natural, una mezcla con una extraordinaria variedad paisajística en la que la desolación ocasional se transforma en algo único y extremadamente bello, mientras la inmensidad asume toda la contundencia de esta palabra.

Situado en el suroeste del continente, Namibia es el quinto país mas grande de África. Con solo dos millones de habitantes, su extensión es algo mayor que las de España e Italia juntas. Este inmenso territorio mantiene abundantes referencias del triple dominio alemán, británico y sudafricano  que padeció en los años que van desde 1884 hasta su independencia en 1990.

La constitución política de la nueva Namibia fue la primera en el mundo en incorporar la protección del medio ambiente como seña de identidad.

No era baladí: los diferentes ecosistemas del país son hogar de una inmensa variedad de vida salvaje que incluye grandes mamíferos, como elefantes y rinocerontes, pero también felinos, jirafas y antílopes –oryx y gacelas, por mencionar los más frecuentes– y más de 600 especies de aves.

Mayoritariamente desértica, tiene algunos ríos perennes y otros efímeros, que tras permanecer secos durante años pueden transformarse en grandes torrentes en cuestión de horas. Esta extraña combinación forma dunas que mueren en la costa, inmensos cañones, riberas rocosas, montañas lunares, desiertos rojizos y verdes praderas.