Dani García: "Hace unos años me planteé muchas cosas, incluso dejarlo"

El chef triple estrellado, a punto de convertir su restaurante recompensado por la guía en un steak house, tuvo al igual que numerosos chefs momentos de lo más difíciles... nos cuenta más.

El chef marbellí está a punto de renunciar a su recién nombrado 3 estrellas Michelín. Dani García Restaurante cerrará sus puertas el próximo 22 de octubre, para convertirse en un steak house, un restaurante más asequible que propondrá menús sabrosos, pero más sencillos.

Este giro, en pleno apogeo de su carrera, responde a un propósito más amplio: hacer de la gastronomía un arte más accesible. Dani García se ha empeñado en defender durante los últimos años, especialmente con su colaboración con la cadena McDonald's en 2015, que disfrutar con el paladar no es solo una cuestión de presupuesto. "¿Por qué no hacerlo? McDonald's me propone hacer una hamburguesa con Bibo y poder darle de comer a más de 50.000 personas al día, cosa que sería inviable solo con mi equipo, y por eso me gusta".

La alta gastronomía española, dice, ha tenido una trayectoria "apoteósica", pero está siendo víctima de su propio éxito y debería hacerse más accesible y abrirse nuevos caminos. Él recuerda cómo hace 20 años no era imaginable incluir alimentos como el ajo blanco en los menús de la gastronomía de este nivel. Siguiendo esta senda abrirá el steak house Leña, donde habrá todo tipo de carnes a la brasa y que "será un restaurante totalmente diferente al 3 estrellas Michelin" que ocupa ahora el local. Con respecto a los tickets, Dani García reafirma su objetivo de llevar "la gastronomía a todos los puntos y a todos los bolsillos", tanto con sus restaurantes ya existentes Bibo y Lobito, como con Leña... ¿Apostará por la cocina tradicional o la innovación? El chef lo reitera: "Siempre habrá productos como los gazpachos en mi gastronomía. Forman parte de mi vida y de mi tierra. Y Andalucía está y seguirá estando presente en mi cocina. Eso no va a cambiar nunca independientemente de dónde abramos o el tipo de restaurante que sea".

Hacer de comer es otra herramienta de ese proyecto global, el de  bajar a la tierra la nube gourmet "intentando ser lo más didáctico posible, para que la gente en casa pueda divertirse y hacer cosas normales, pero aprendiendo". En definitiva, disfrutar de la mesa y los fogones, pero sin que el aspecto pecuniario o las filigranas técnicas quemen la sartén.  

CONTINÚA LEYENDO