Max Azria, la aventura

Haber fundado un imperio de la moda como BCBG MAX AZRIA GROUP es mérito de sobra para dar al más americano de los diseñadores franceses nuestro premio a toda una carrera.

Varios personajes parecen convivir en Max Azria (Sfax,Túnez, 1949). Está el abuelo cariñoso que saluda a las modelos con un pellizco en las mejillas. También el padrino con traje de raya diplomática y sonrisa permanente que controla un conglomerado de firmas de moda con una red de 550 tiendas en el mundo. Y está el rebelde maduro, con tachuelas punk en sus zapatos, que un día plantó al establishment parisino para lanzarse a la aventura americana.

Max Azria

¿Cómo se metió en esto de la moda?
Decidí convertirme en diseñador cuando estaba viviendo en París, quince años antes de irme a Estados Unidos. No quería seguir las reglas clásicas y creé mi propia forma de estar en el negocio y de crecer dentro de él.

Aquella apuesta por Estados Unidos le ha salido bien.
Siempre supe que terminaría en América. Aquí hay un sentimiento de libertad, especialmente en Los Ángeles. No sería capaz de empezar lo que creé en ningún otro lugar del mundo. California siempre fue mi sueño: el clima, la playa, el estilo de vida...

En 1998 compró Hervé Léger. ¿Cuál es el secreto para dar nueva vida y tener éxito con una firma que ya tenía su propia identidad?
Simplemente, sabemos lo que hacemos. Al final del día, lo importante es el producto que pones encima de la mesa. Las colecciones de Hervé Léger by Max Azria son más modernas y sofisticadas que su identidad original, pero el concepto todavía es reconocido como el espíritu de la mujer sexy. Funciona porque es lo que la consumidora quiere y espera.

¿Cómo se reparten usted y su esposa los roles en su trabajo diario?
Yo soy un visionario, y Lubov una especialista en el detalle. Respeto a mi mujer porque ella me respeta a mí. Entiendo lo importante que es su trabajo.

¿Cómo ha cambiado el mundo de la moda desde que inició su carrera?
Cuando puse en marcha BCBG Max Azria en 1989, lo que estaba haciendo nunca se había hecho antes. Creé mi propio modelo, diferente del resto. Siempre hemos tenido una empresa fuerte y un equipo de diseñadores, pero hoy todo esto tiene una escala mucho mayor. No se trata de ser más grande, sino de ser mejor. Ser mejor en diseño, en producción, en las cuentas, en la comercialización. Estamos contribuyendo al mundo de la moda y el resultado hoy es el trabajo de ayer.

¿Las tendencias son importantes?
BCBG Max Azria es una firma que no sigue las tendencias. Nosotros encarnamos, abrazamos el estilo. Mi mujer encuentra la inspiración en el arte y lo convierte en algo tangible para que la mujer lo pueda vestir.

¿Qué papel juega Nueva York en el mundo de la moda actual?
Nueva York se ha convertido en la capital de la moda en los últimos veinte años. El mundo la mira cuando quiere saber qué pasa en la moda. Mostré mi primera colección en la Semana de la Moda en 1996, y desde entonces he visto un crecimiento impresionante en los diseñadores que desfilan aquí.

¿Los jóvenes de hoy tienen más cultura de moda que las generaciones precedentes?
La gente joven está más conectada hoy en día, pero eso no quiere decir que tengan más cultura. La moda no consiste en seguir las tendencias, que es lo que muchos jóvenes hacen. Para tener cultura de moda tienes que tener conocimiento del pasado, para innovar hay que saber dónde se juega.

Para un hombre que ha lidiado con la feminidad durante tanto tiempo, ¿qué significa la nueva ola de feminismo que están impulsando muchas celebrities?
Mi negocio ha sido siempre hacer que las mujeres se sientan bellas y seguras. Estoy orgulloso de crear piezas que hacen a las mujeres sentirse bien.

Además de la moda, ¿cuáles son sus otras pasiones?
Las cuentas y el poker. Siempre he sido bueno con los números. Es el don que me ha dado Dios. La creatividad de la moda no es suficiente. Me gusta la complejidad de los números.

Etiquetas: prix de la moda

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS