Cómo preparar helados en versión light

No todo lo rico engorda. Una buena elección y combinación de los alimentos e ingredientes te permitirá endulzar tus comidas sin echar a perder la línea.

Cómo preparar helados en versión light

Los helados a base de crema y leche contienen un aminoácido esencial de efectos sedantes sobre el cerebro. Se trata del triptófano, un buen aliado para rebajar la ansiedad y el estrés. La textura suave de estos helados contribuye a relajar el cuerpo y a crear sensación de bienestar.

Los componentes de cada variedad determinarán su valor nutritivo. Los elaborados con leche y lácteos contienen más proteína y grasas, mientras que los de frutas y los sorbetes son más energéticos y refrescantes. Los demás ingredientes, como los frutos secos y los huevos, aportan también vitaminas y minerales.

Cómo preparar helados en versión light

Los helados cremosos bajos en calorías se elaboran sin nata, empleando leche desnatada en vez de entera y sustitutivos como la fructosa en vez del azúcar. En el mercado también hay endulzantes ligeros, y asimismo puedes utilizar mermeladas dietéticas para las preparaciones.

Para conseguir helados con menos grasa, prepáralos con nitrógeno líquido: tiene ventajas sobre los métodos convencionales de congelación. Debido a la congelación rápida que permite este elemento, los granos de cristal son más pequeños y aportan al helado más cremosidad, lo que permite obtener la misma textura, pero con menos grasa láctea.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS