Calabaza especiada con yogur y menta

Una guarnición original y rica. ¿Quién dijo que la carne era la protagonista del plato?

60 minutos
/
4 personas
/ Light / Vegana

Ingredientes

  • ½ calabaza grande
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de comino molido
  • 2 cucharadas de Harissa (salsa picante oriental)
  • ¼ de taza de pipas de calabaza (la mitad pueden ser de girasol)
  • 2 dientes de ajo, pelados y molidos
  • 150 g de yogur natural griego
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 puñado de hojas de menta

Preparación

1. Pon el horno a 180 ºC y mete la bandeja de asar para que se caliente.

2. Lava la calabaza –con piel–, quítale las pipas y córtala en tiras alargadas de 1-2 cm de grosor.

3. Mezcla en un pequeño bol el aceite, el comino molido y la Harissa y condiméntalo con sal marina y pimienta negra recién molida. Dispón las tiras de calabaza en una fuente y unta la mezcla especiada hasta cubrirlas totalmente.

4. Coloca la calabaza en la bandeja de asar y métela en el horno unos 30 minutos (dale un par de vueltas en este tiempo). Sube el horno a 200 ºC y deja que se haga otros 20 minutos, o hasta que la calabaza esté tierna y se empiece a dorar por los bordes.

5. Mientras tanto, pon una sartén a fuego medio y fríe sin aceite durante 2 minutos las pipas de calabaza, o hasta que estén un poco tostadas, sin dejar de moverlas.

6. Mezcla el ajo, el yogur, el zumo de limón y un poco de sal marina. Rocía la salsa sobre la calabaza y ponle por encima las pipas y las hojas de menta.

Continúa leyendo nuestras recetas...