Cazuela de pollo con manzana y sidra

Nuestra propuesta de hoy es de Lorraine Pascale, reconocida chef internacional que en su último libro, "La cocina rápida", nos enseña recetas fáciles y apetitosas para los amantes de la buena cocina. ¡Disfrutad!

45 minutos
/
4 personas

Ingredientes:

  • 750g de patatas nuevas o muy pequeñas
  • 3 zanahorias grandes
  • Aceite
  • 1 cucharada de semillas de hinojo
  • 8 muslos de pollo
  • 12 salchichas frescas pequeñas o 4 butifarras
  • 2 ramitas de romero fresco
  • Unas ramitas de salvia fresca
  • 2 dientes de ajo
  • 1 manojo de cebolletas
  • 2 manzanas Granny Smith
  • 4 cucharaditas de harina
  • 500ml de sidra (o caldo de pollo)
  • Sal y pimienta negra

Elaboración:

1. Calienta el horno a 220ºC. Corta las patatas en rodajas de 5 mm aprox. y dispónlas en una fuente de horno grande. Pela y corta las zanahorias en rodajas de 1 cm aprox. y repártelas por encima. Sazona con sal y pimienta, y echa un poco de aceite. Esparce por encima las semillas de hinojo. Mezcla todo bien y deja una capa lo más uniforme posible. Déjalo asar en el horno durante 30 minutos, removiendo al menos una vez.

2. En una sartén o cazuela pon a calentar un poco de aceite a fuego fuerte. Sazona el pollo con sal y pimienta e introduce una primera tanda, con la piel hacia abajo, en la cazuela. Añade la mitad de las  salchichas alrededor del pollo y rehoga durante 4 minutos. Sin remover el pollo, gira las salchichas de vez en cuando para que se doren bien por todas partes.
 Mientras, deshoja el romero y reserva junto con la salvia. 
Cuando la piel del pollo esté dorada y crujiente, dale la vuelta y deja rehogar por el lado de la carne durante 1 minuto más. Saca el pollo y las salchichas de la cazuela y repite la operación con la otra mitad del pollo y las salchichas.

3. Pela y pica fino el ajo, limpia y pica las cebolletas, trocea las manzanas y reserva todo junto con las hierbas.

4. Una vez rehogados todo el pollo y las salchichas, retira la cazuela del fuego. Al aceite sobrante, añade la harina hasta formar una pasta. Vierte poco a poco la sidra (o el caldo de pollo) sin parar de remover para que no queden grumos. Pon de nuevo la cazuela a fuego fuerte y una vez que empiece a hervir la mezcla, dejar cocer un par de minutos.
Cuando espese un poco, añade las hiervas, el ajo, las manzanas, corrige de sal si es necesario, y coloca el pollo y las salchichas en la salsa. No quedará todo cubierto, pero trata de disponerlo de la mejor manera posible para que la carne termine de cocinarse. Baja el fuego, tapa la cazuela y deja cocer suavemente durante 15 minutos. Cuando falten 5 minutos, añade las cebolletas.

5. Una vez transcurrido el tiempo, o cuando veas que el pollo está bien cocinado, apaga el fuego. Comprueba que las patatas y las zanahorias están tiernas y doradas y retíralas del horno. Sirve todo junto.

Continúa leyendo nuestras recetas...