Pasta integral con tomate, ajo y anchoa

La pasta integral no contiene grasas que inviten al costerol, por lo que tiene muchas menos calorías que la pasta tradicional. Además, mejora el tránsito intestinal y son muy recomendables para personas que quieran bajar de peso.

45 minutos
/
2 personas
/ Light

Ingredientes:

  • 200 g de pasta integral larga (espaguetis o tallarines)
  • 1 hoja de laurel
  • 2 tomates maduros grandes (si son más pequeños, 3 o 4)
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 lata de anchoas
  • cayena o guindilla al gusto
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 cucharada de albahaca fresca picada
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta

Elaboración:

Poner a hervir la pasta, con una hoja de laurel y abundante sal.

Mientras, pelar los ajos y cortarlos en láminas finas. Pelar también los tomates y cortarlos a daditos. Poner una sartén a calentar a fuego fuerte, cubrir el fondo con un chorro generoso de aceite de oliva (puede ser el de las anchoas, o un poco del mismo), añadir los ajos y las guindillas y dorar sin parar de remover durante un par de minutos. Añadir las anchoas y trabajar con una cuchara o espátula hasta que queden integradas en el sofrito.

Añadir el tomate con todo su jugo, espolvorear con orégano y dar unas vueltas para que se mezcle todo bien. No se trata de hacer un sofrito de tomate, solo con que pierda un poco de agua está bien.

Cuando la pasta esté casi lista –para que se acabe de cocinar con la salsa y se empape bien de su sabor-, escurrir y volcar en la sartén, poniendo el fuego al mínimo y removiendo bien durante un par de minutos.

Retirar las guindillas y servir con pimienta negra recién molida y albahaca fresca picada.

Continúa leyendo nuestras recetas...