Quiche de guisantes y calabacín

Las quiches son la mejor opción para un picnic. Se pueden envolver de forma elegante.

75 minutos

Ingredientes:

  • 250 g de masa quebrada preparada (fresca, no congelada)
  • 2 calabacines pequeños
  • 200 g de guisantes frescos
  • 2 yemas de huevo
  • 200 ml de nata líquida
  • Sal marina y pimienta negra
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 pizca de nuez moscada recién molida
  • 1 cucharada de queso parmesano rallado
  • 1 cucharada de tomillo fresco

Elaboración:

Coge 6 moldes redondos, de hierro o metálicos. Con un cortador haz 6 círculos en la lámina de masa quebrada y forra con ellos los moldes. Mételos en el congelador 10 minutos. Durante este tiempo, enciende el horno a 180 °C. A continuación, coloca los moldes en una bandeja para hornear y mételos en el horno 10 minutos, hasta que se doren ligeramente. Mientras las bases se están dorando en el horno, prepara las verduras para el relleno, cortando en finas rodajas los calabacines. A continuación pon al fuego una sartén grande y sólida con 2 cucharadas de aceite de oliva, fríe 2 minutos los calabacines y los guisantes frescos juntos, sazona al gusto con sal y pimienta, añade 2 cucharadas de agua y cubre la sartén con una tapa. Deja que se hagan unos 7 u 8 minutos, removiendo de vez en cuando y, una vez hechos, deja que se enfríen. En un recipiente distinto bate las yemas con la nata y añade la ralladura de nuez moscada y el queso parmesano. Por último, reparte las verduras sobre la masa quebrada de los moldes, echa la mezcla de yema, coloca por encima las hojas de tomillo y mételos en el horno entre 18 y 20 minutos, hasta que cuajen y cojan un tono ligeramente tostado. Antes de servirlas, deja que se enfríen encima de una rejilla.

Continúa leyendo nuestras recetas...