Recetas fáciles para 'cheese lovers': quiche de queso y mousse de queso con verduras crujientes

Dos recetas muy sencillas con las que comer queso de una manera diferente (y también con versión queso sin lactosa).

75 minutos
/
4 personas
/ Vegana
Mousse de queso Grana Padano y verduras crujientes
Queso Grana Padano

¿Eres amante del queso? ¿Buscas nuevas maneras de comer tus platos acompañados con queso? Si eres tan cheese lover como nosotras te encantarán estas recetas que recogemos para ti. Una manera deliciosa de acompañar tus platos con este ingrediente estrella que, gracias al triptófano que aporta a tu cuerpo, te dará un chute de buen rollo y alegría. Te descubrimos cómo realizar una deliciosa mousse de queso acompañada de verduritas, para que tengas un primer diferente y con una textura muy apetecible, y, como segundo plato, un quiche inspiración primavera (pero puedes hacerla con las verduras de la temporada en la que te encuentres) y lo bueno es que la puedes combinar con queso sin lactosa si no te sientan los lácteos demasiado bien. 

Mousse de queso Grana Padano y verduras crujientes

Ingredientes:

  • 250 g de queso ricotta
  • 150 g de queso Grana Padano
  • 4 calabacines
  • 500 g de calabaza
  • 1 vaso de nata fresca
  • Hierbas aromáticas como salvia, romero, tomillo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta
  • Colines para acompañar

Elaboración:
1. Cortar las verduras en tiras, colocar sin sobreponerlas en una bandeja de horno cubierta con papel de horno, sazonar con un chorrito de aceite de oliva,
sal y pimienta y dejar cocinar en el horno a 200°C durante 20-25 minutos.
2.  En un bol, montar la ricotta una batidora con varillas eléctricas e ir añadiendo nata fresca, el queso Grana Padano rallado y las hierbas aromáticas.
Montar hasta que la mezcla esté suave y cremosa, rectificando de sal y pimienta.
3. Una vez lista la masa, llenar los vasitos con la mousse obtenida con ayuda de una manga pastelera y servir con colines y verduras al horno.

Quiche primavera con queso y verduras

Ingredientes:

  • Masa quebrada
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 250 g de calabacín, en rodajas finas
  • 2 manojos de espárragos, pelados y cortados por la mitad en sentido longitudinal
  • ½ taza de nata líquida
  • 200 g de queso ricota o queso sin lactosa
  • 4 huevos
  • ½ taza de queso cheddar curado, rallado muy fino (o queso sin lactosa)
  • ½ taza de guisantes congelados.

Preparación

1. Extiende la masa sobre una superficie recubierta de harina hasta obtener una circunferencia de 35 cm de diámetro por 5 mm de grosor. Forra con ella un molde de metal estriado con base desmontable de 24 cm de diámetro por 3 cm de altura,y mételo en el congelador 30 minutos.

2. Pon el horno a 200 °C, forra de papel vegetal el molde con la masa, llénalo de pesos para cocinar (o arroz) y hornea 15 minutos. Quita el papel vegetal y los pesos, baja la temperatura a 180 °C y deja que la masa se haga otros 12-15 minutos.

4. Haz en la sartén el calabacín, sazona, echa los espárragos y deja que se hagan hasta que estén tiernos.

5. Mezcla en un robot la nata líquida, el queso ricota, el cheddar, los huevos, la sal y pimienta hasta que quede suave y mézclalo con las verduras (aparta algo para adornar) y los guisantes.

6. Pon esta mezcla en el molde y hornea 10 minutos. Añade las verduras que quedan y hornea otros 30-35 minutos.

Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo nuestras recetas...