Así se hace una campaña viral

Hablamos con las creativas responsables del anuncio de colchones en el que cuatro asexuales exponen su realidad.

asexuales

¿Cómo se llama la atención para vender un producto a un público sometido a tantos estímulos diarios que tiene más o menos la misma capacidad de atención que un bebé de cuatro meses? Esta es la pregunta que se tiene que hacer la nueva publicidad. Las mentes de los creativos trabajan para que lloremos en Navidad, nos enternezcamos viendo a personajes de la cultura bebiendo cerveza, nos riamos y compartamos sus anuncios en Twitter para que los vean nuestros cuñados. Y algunas veces también trabajan para que conozcamos otras realidades que están en esta. Es el caso del anuncio de Flex en el que aparecen algunas personas asexuales hablando de sus experiencias.

"Habíamos escuchamos hablar de los asexuales a través de la prensa… Y nos parecía increíble que en pleno s.XXI se supiese poco o nada acerca de este tema. La marca quería una campaña distinta, notoria y que generase conversación, y nos pareció una oportunidad increíble tanto para los asexuales como para la marca", cuenta Ángela Cardiñanos, redactora creativa de Sra. Rushmore, una de las responsables de la campaña.

Ana Herrero, directora de cuentas de la agencia publicitaria, cuenta que se documentaron sobre el tema y después rastrearon a estas personas en redes sociales. "Nos alegra muchísimo la valentía del  cliente. El mensaje de libertad que lanzan es muy inspirador". Ellas son responsables de otras campañas que trascienden lo comercial. Como la de Waira, también para Flex, la primera campaña de publicidad que mostraba un parto real en casa, aquella de Aquarios sobre el agricultor que fabricaba su propia catedral o la que giraba entorno a una especie de Meetic que conectaba a urbanitas huérfanos de pueblo con pueblos deseosos de acoger nuevos visitantes.

asexuales

La publicidad nos toca ¿hay resortes secretos que los creativos conocen y el resto de los mortales no? Sí que los hay, pero no siempre funcionan. "Está claro que hay claves, como contar algo que conecte con las emociones de todos, o algo valiente y sorprendente, o romper los código establecidos a la hora de comunicar... Pero siempre está ahí el factor sorpresa, campañas que teniéndolo todo no se hacen vitales y otras que sin tener muchos ingredientes lo logran", dice Ana. Y si nos tocan a nosotros, imagínense a quien busca las historias personales que deben despertar interés y emoción.  "Personalmente recuerdo con especial cariño la campaña Ataúdes, una producción que fuimos a rodar a un barrio de Accra, la capital de Ghana, en el que hacen ataúdes de fantasía, con la forma de los sueños de la gente. Fue un proyecto precioso que nos acercó a otra perspectiva de ver la vida y la muerte", concluye la creativa.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS