Carta de la directora: "El arte de resistir"

Escribe Sheryl Sandberg en su libro Vayamos adelante (Lean in) que las mujeres rebajamos nuestras propias expectativas de lo que podemos conseguir laboralmente porque carecemos de la confianza y la motivación de los hombres.

Carta de la directora: "El arte de resistir"

Por más que la afirmación haya levantado ampollas en algunos círculos feministas, lo cierto es que el trabajo femenino al más alto nivel requiere de grandes dosis de resistencia y resiliencia. Resistencia para soportar el estrés, la envidia y todo tipo de embates destinados a menoscabar la creatividad y cualquier atisbo de alegría. Y resiliencia, ese nuevo concepto que antes conocíamos como terquedad o determinación, que hace que pese a tanto obstáculo, la ilusión de un trabajo convertido en pasión se anteponga y lo compense casi todo.
Porque si algo hemos aprendido tras desentrañar la vida cotidiana de cinco súper jefas en este número es que el éxito es un tándem descompensado de ilusión y determinación (talento aparte) y que solo las más fuertes consiguen sobresalir en un mundo diseñado por hombres.
Descubrir cómo se enfrentan al estrés de unos trabajos tan exigentes nos da la clave del otro gran eje de este número: la (buena) salud. Impensable llegar a lo más alto sin cuidar el físico tanto o más que el intelecto. Las resistentes y duras han adoptado el running como la solución a sus plegarias pero, ¿qué hay de las que no han nacido para sufrir? ¿Cómo conseguir ese chute de endorfinas, ese mens sana in corpore sano tan necesario para sobrevivir en un mundo de lobos? El baile parece la solución. Ya sea el ballet clásico, los ritmos latinos o el hip hop, bailar está llamado a convertirse en el running de todas aquellas que no hemos nacido para sufrir, que no somos duras, que aspiramos a un entorno laboral igualmente exigente pero más amable, menos sórdido... Añoranza de un mundo pasado del todo imperfecto, seguro, lleno de desigualdades (de género sobre todo) pero evocador, del que se alimentan visualmente los grandes diseñadores del momento y que podemos ver en esta nueva pasión retro que todo lo inunda: la música, la casa y nuestros armarios. ¿Un imposible?
Antonio Banderas se define en nuestra entrevista como un optimista patológico. Nosotros también. De ahí nuestra cruzada #2015optimista. Porque aunque no lo parezca, las mujeres hemos mejorado laboralmente mucho en muy poco tiempo. Según la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias, un 8% de mujeres ocupan ya cargos de alta dirección en las empresas españolas, y un 12% se sienta en los consejos de las empresas del Ibex. Con casi medio millón de directivas en España, el futuro pinta prometedor. Como apunta Sheryl Sandberg, "nos sostenemos sobre los hombros de las mujeres que vinieron antes de nosotras; las mujeres que tuvieron que luchar por los derechos que ahora damos por sentados". Brindemos por ellas y por ese futuro con el aproximadamente millón de burbujas (según los investigadores de la universidad de Reims que han desentrañado la fórmula) que atesora una flauta de Veuve Clicquot, nuestros mejores socios en esto de celebrar. ¡Por nosotras!

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS