Carta de la directora: 'Plan de ataque 2016'

Llegados a este punto del año, toca planificar los nuevos propósitos que afrontar este 2016.

Carta de la directora: Plan de ataque 2016

Las muy previsoras seguro que ya habéis empezado y avanzáis con paso firme hacia vuestros objetivos pero las que nos entretenemos con facilidad en el día a día, acabamos de descubrir que febrero ya está aquí y aún no tenemos plan de ataque. Sin un panorama político claro, y por ende ni económico ni social, 2016 está borroso. La falta de foco general me despista pero también me anima hacia el pensamiento alternativo y decido que mi propósito para 2016 es ser Feliz, así, con mayúsculas. Y que para alcanzarlo voy a abrazar como estrategia vital la sabiduría popular que esconde la copla, que digo yo que es como los mensajes de las galletas chinas a lo cañí. Al parecer, la clave de la felicidad está fundamentada en tres pilares: salud, dinero y amor (por caridad os ahorro el resto del estribillo). A mes visto de los excesos y resacas navideñas, el balance es más o menos como sigue: En el apartado salud, se supone que cada español se habrá metido entre pecho y espalda (o mejor sería decir entre tripa y cartucheras) 1.500 gramos de sobrepeso ganados a pulso a base de turrón, roscón y otras delicias hipercalóricas. Como soy fan de las estadísticas y me gusta ayudar a que se cumplan las medias, he cumplido a rajatabla mi misión y arranco 2016 con mi parte alicuota de gordura. Kilo y medio que según nos cuenta el equipo de belleza en este número tenemos que eliminar sin prisa pero sin pausa ya que el cuerpo de verano se construye en invierno. Muy parecido a lo que ocurre con la moda, que nos trae sus mejores propuestas crucero (entiéndase como precolecciones), tan alegres, veraniegas y apetecibles que chocan de frente con la nieve que acaba de hacer acto de presencia en nuestros paisajes. Nuevas tentaciones que nos pillan heladas y con los bolsillos bastante mermados.

Carta de la directora: Plan de ataque 2016

Volviendo a la estadística y al mantra de mi copla, toca hablar de dinero. Resulta que en Navidad cada quién se habrá gastado de media 235 euros. Me temo que aquí superó con creces la cifra y ahora mis cuentas se resienten. Si en la época de la famosa copla, una mujer no podía tener una cuenta corriente sin permiso de su padre o marido, se ve que en la actualidad y afortunadamente, las mujeres cada vez ganamos más dinero, cada vez aportamos más a la economía familiar, cada vez estamos más igualadas salarialmente a los hombres pero no terminamos de tomar las riendas de nuestras finanzas. Por eso hemos preparado la guía definitiva para superar esa última barrera y hacernos dueñas de nuestro dinero. Sin temor y sin pudor. Según diversos estudios, cuando nos ponemos, las mujeres invertimos mejor que los hombres. Solo nos faltan las ganas de hacerlo. 2016 bien pudiera ser ese año.

Y por cerrar la triple corona de la felicidad, ¿qué decir del amor? Si crees en el amor romántico y la pareja estable, solo puedo desearte que te dure. Pero se ve que también en las relaciones personales todo está cambiando. Y así lo contamos en nuestro Manual del Nuevo Amor. Se anuncia el fin del amor romántico y se da la bienvenida a otras formas de amar: el poliamor, las relaciones abiertas, la experimentación... Cada vez son más las personas que eligen relacionarse de nuevas maneras en una sociedad mucho más tolerante pero también más polarizada.

El plan está perfectamente perfilado, los objetivos claros pero, ¡cómo ha cambiado el cuento!

Continúa leyendo...

COMENTARIOS