Carta de la directora: "¿Preparadas?"

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer y lo que antes me parecía una efeméride entre absurda y desfasada, tipo el Día del Abuelo, ahora creo que tiene más importancia de la que algunas descreídas le queríamos dar.

Sobre todo cuando la actualidad de este mundo aún construido por y para los hombres, nos golpea con noticias como que el recién estrenado gobierno de Grecia, con su «salvador» Alexis Tsipras a la cabeza, no ha asignado ninguna de sus carteras a una mujer, o que a aquella mortalmente interrumpida reunión de redacción de Charlie Hebdo sólo asistía una mujer, Elsa Cayat, una psiquiatra que tenía una columna en el semanario llamada Diván dos veces al mes. Entendiendo que el oficio de caricaturista no es exclusivamente masculino, hemos querido rendir homenaje a estos caídos por la libertad de expresión dando voz en este número a ese escaso grupo de mujeres dibujantes que con su ironía, talento y un lápiz denuncian desigualdades y violencias irracionales. Mientras la incertidumbre política y social campa a sus anchas y nos asomamos a un año lleno de incógnitas (y elecciones), la realidad del aquí y ahora nos devuelve una buena noticia. El último barómetro del CIS afirma que los españoles nos consideramos felices en general. Y nos lo cuantifica. En una escala de 0 (completamente infeliz) a 10 (completamente feliz), la media de los encuestados se sitúa en un notable 7,05. Razón teníamos en pregonar nuestro #2015optimista y genial coincidencia que el 20 de este mes sea otro de esos Días Mundiales que cada vez me gustan más; en este caso el de la Felicidad. Un optimismo que parece reflejarse en los escaparates, que se nos muestran invadidos de primavera con unas propuestas de moda también contagiadas de ese espíritu de cambio. Con la mirada puesta en los 70, la década que nos sumergió en la modernidad, descubrimos una moda divertida, fácil, individualista, para que cada una la interprete según sus códigos y realidades, sin dejarse influir por los demás. Y para probar cómo se siente una sin esos demás, le hemos pedido a una adicta a las redes sociales que se apague 15 días y nos cuente cómo se siente, se informa y comparte su vida. Lee sus #15diasSIN y te sorprenderá. Nosotros, que seguimos terriblemente conectados, hemos seleccionado esas primeras compras de temporada que son las que más ilusión hacen y que sueñas con lucir tan pronto se despeje el temporal de nieve. Compras para abrir el apetito consumidor justo sin provocar la frustración del comprador que explica la paradoja de Easterlin (alcanzado un punto de riqueza y consumo, no se experimenta mayor grado de felicidad o satisfacción) y de paso no desbaratar esa incipiente mejora económica. ¡Disfrútalas!  P.D. Repasando el calendario de Días Internacionales (del que me reconozco un pelín enviciada) descubro que el 20 de este mes se celebra el Día Mundial del Sueño. Como últimamente no pego ojo, me apunto al revolucionario método 4-7-8 para dormirse en un minuto. Por ahora no me funciona pero no pierdo la esperanza. Soy una optimista confesa.

Sobre todo cuando la actualidad de este mundo aún construido por y para los hombres, nos golpea con noticias como que el recién estrenado gobierno de Grecia, con su «salvador» Alexis Tsipras a la cabeza, no ha asignado ninguna de sus carteras a una mujer, o que a aquella mortalmente interrumpida reunión de redacción de Charlie Hebdo sólo asistía una mujer, Elsa Cayat, una psiquiatra que tenía una columna en el semanario llamada Diván dos veces al mes. Entendiendo que el oficio de caricaturista no es exclusivamente masculino, hemos querido rendir homenaje a estos caídos por la libertad de expresión dando voz en este número a ese escaso grupo de mujeres dibujantes que con su ironía, talento y un lápiz denuncian desigualdades y violencias irracionales.
Mientras la incertidumbre política y social campa a sus anchas y nos asomamos a un año lleno de incógnitas (y elecciones), la realidad del aquí y ahora nos devuelve una buena noticia. El último barómetro del CIS afirma que los españoles nos consideramos felices en general. Y nos lo cuantifica. En una escala de 0 (completamente infeliz) a 10 (completamente feliz), la media de los encuestados se sitúa en un notable 7,05. Razón teníamos en pregonar nuestro #2015optimista y genial coincidencia que el 20 de este mes sea otro de esos Días Mundiales que cada vez me gustan más; en este caso el de la Felicidad.
Un optimismo que parece reflejarse en los escaparates, que se nos muestran invadidos de primavera con unas propuestas de moda también contagiadas de ese espíritu de cambio. Con la mirada puesta en los 70, la década que nos sumergió en la modernidad, descubrimos una moda divertida, fácil, individualista, para que cada una la interprete según sus códigos y realidades, sin dejarse influir por los demás. Y para probar cómo se siente una sin esos demás, le hemos pedido a una adicta a las redes sociales que se apague 15 días y nos cuente cómo se siente, se informa y comparte su vida. Lee sus #15diasSIN y te sorprenderá.
Nosotros, que seguimos terriblemente conectados, hemos seleccionado esas primeras compras de temporada que son las que más ilusión hacen y que sueñas con lucir tan pronto se despeje el temporal de nieve. Compras para abrir el apetito consumidor justo sin provocar la frustración del comprador que explica la paradoja de Easterlin (alcanzado un punto de riqueza y consumo, no se experimenta mayor grado de felicidad o satisfacción) y de paso no desbaratar esa incipiente mejora económica. ¡Disfrútalas!

P.D. Repasando el calendario de Días Internacionales (del que me reconozco un pelín enviciada) descubro que el 20 de este mes se celebra el Día Mundial del Sueño. Como últimamente no pego ojo, me apunto al revolucionario método 4-7-8 para dormirse en un minuto. Por ahora no me funciona pero no pierdo la esperanza. Soy una optimista confesa.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS