El universo móvil de Calder invade Londres

¿Preparas una escapada a la capital británica? No dejes de visitar la gran retrospectiva sobre el padre de la escultura en movimiento.

Triple gong

Es probable que tú también hayas tenido un móvil en tu habitación cuando eras pequeña. ¿Recuerdas? Aquellas esculturas que penden del techo, normalmente metálicas, gráciles y sujetas al movimiento por cualquier corriente de aire (o impulsado por su propio motor), que a veces producían algún sonido y con las que los niños nos quedábamos embobados durante horas. Buena parte de aquella moda, que sigue ocupando tantos cuartos infantiles y rincones muy serios en las casas de los amantes del arte, se la debemos a Alexander Calder, el hombre que hizo de esas esculturas móviles una sofisticadísima forma de expresión (sobre estas líneas, Triple Gong, de 1948. Foto: Calder Foundation, New York / Art Resource, NY). Un artista rompedor, pionero del movimiento moderno, cercano al surrealismo y al arte abstracto, que transformó la escultura desde un objeto estático en una pieza en constante cambio. 

Panel blanco

La Tate Modern londinense inaugura estos días una de las mayores retrospectivas celebradas en torno a la obra de este norteamericano (Lawton, Pennsylvania, 1898) que se bregó como artista, como tantos de su generación, en el París atestado de vanguardias de los años 20 y 30 del siglo pasado. Fue Marcel Duchamp quien acuño el término "móvil" para definir las creaciones de Calder, muchas de ellas motorizadas. La exposición muestra un buen número de aquellas obras, pero también trabajos como sus retratos de Joan Miró o Fernand Léger con alambre, los paneles-escultura con los que se lanzó a experimentar con el color, las formas y el movimiento después de entrar en contacto con la obra de Mondrian (a la dcha., Panel blanco, de 1936. Foto: Calder Foundation, New York / Art Resource, NY), o sus populares móviles con sonido, su forma de aproximarse a los mundos del teatro y la danza. Una paseo de de lujo por la obra de uno de los artistas fundamentales del arte del siglo XX.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS