En la aldea virtual

Estuvimos en Hong Kong con Cao Fei, la artista china que usa las redes sociales como campo de juego. Y descubrimos el poderío de la nueva capital del arte asiático.

Hong Kong

La designación hace cuatro años de Hong Kong como tercera sede de Art Basel, la feria de arte más importante del mundo, confirmó a la excolonia británica como la capital artística de Asia. El dinero fluye en esta metrópolis financiera que todavía conserva unas mayores libertades y cierta autonomía respecto al resto de China. Por eso aquí todo es a lo grande: muchas fiestas son en azoteas de rascacielos, hay hoteles de lujo que convierten sus habitaciones en improvisadas galerías, y en los pasillos de la feria te puedes cruzar, como este año, con Leonardo DiCaprio o las hermanas Hilton.

Cao Fei

En Art Basel nos encontramos con Cao Fei (Cantón, 1978), una de las artistas chinas del momento. El PS1 del MoMA neoyorquino exhibe estos días una retrospectiva de su obra. En su trabajo, que desarrolla en formatos multimedia, Fei muestra las contradicciones a las que se enfrenta la sociedad de su país, sumida en un vertiginoso proceso de cambio. Y lo hace explorando la cultura popular y las nuevas redes de comunicación, de los juegos de rol extremos del cosplay en su obra COSPlayers (2004) al mundo virtual de Second Life en RMB City (2007). Ahora está tanteando las posibilidades de Instagram, “que se parece un poco a aquello: la gente tiene su vida real, física, y luego otra en las redes sociales”, apunta. También desarrolla un proyecto en Omegle.com, una red social que crea chats de vídeo aleatorios entre dos personas. “Yo hago que duermo, y la gente al verme se sorprende. Esperan sexo o algo bonito, y se encuentran una mujer que ronca. A veces están desnudos. Intentan despertarme. Y todo eso lo grabo, claro”, cuenta.

Andy Warhol y su BMW Art Car

Hija de artistas y madre de familia, Fei vive en Pekín, pero ha venido a Hong Kong por uno de sus próximos proyectos, el BMW Art Car, que cada cierto tiempo se encargan de tunear importantes artistas. Andy Warhol, Jeff Koons o David Hockney ya han tenido uno en sus manos. John Baldessari y ella son los elegidos este año. Un trabajo alejado de sus universos virtuales. “Lo que puedo hacer es algo en torno al coche. Vídeo, por ejemplo. O digital, con redes sociales, realidad virtual…”. En un país tan contaminado como China, ¿la polución que generan los coches puede ser un elemento a considerar? “Como artista no quiero cargar con tanta responsabilidad social cuando creo una de mis piezas –dice Fei–. La tecnología de los coches tratan de resolverla con nuevas energías, el gobierno también está en ello…”. Quizá esa reticencia a una postura más crítica pueda estar en la censura. En Hong Kong no se percibe, pero ¿la hay en China? “No hay censura explícita. Pero los artistas ejercen la autocensura. A todos nos han dicho dónde está el límite. Lo que haces es jugar con él, pero estas fronteras invisibles no cambian de la noche a la mañana”.


El Hong Kong del arte, en tres paradas temporales

El futuro museo M+

Pasado: El museo Liang Yi reúne una de las mejores colecciones de antigüedades chinas y también algunos tesoros occidentales.

Presente: Para/Site Art Space es una de las galerías más veteranas de la ciudad y un lugar clave para descubrir lo que pasa en el arte asiático.

Futuro: M+, el museo de la cultura visual que construyen Herzog & de Meuron en Kowloon, albergará la mejor colección de arte contemporáneo chino. westkowloon.hk

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS