En Navidad, todos humanos

Lo apunto porque me da la sensación que hay personas que creen que los humanos son los demás y que ellos son otra cosa.

Charlotte Olypmia
Un plataformón muy navideño de Charlotte Olympia.

 

Gente que ve a los demás haciendo cosas extrañas pero olvidan que ellos están haciendo las mismas memeces. Y por cierto, ya sé que la imagen que ilustra esta pequeña reflexión navideña quizás no tenga mucho que ver con ella, pero ¿no les parece a ustedes que este plataformón de Charlotte Olympia es supernavideño?

Hay gente, por ejemplo, que en medio del gentío que esstos días hay en el centro de las grandes ciudades se pregunta "pero bueno, ¿qué hace toda esta gente aquí, están locos o qué?". 

Pues mira hija todos estos están haciendo lo mismo que tú, o sea ir al centro a ver el ambiente y las luces y a comprar un corderito de barro para el Belén… Exactamente lo mismo que tú. Ahora va a resultar que los demás són idiotas y tú eres la única pava que ha venido al centro en plan inteligente y con un propósito noble tipo inventar la vacuna del sida. No nos marees, no nos marees.

A mi abuela, con 96 años, le pasaba lo mismo: estaba en la residencia y nos decía: "Fíjate, estos pobres, están fatal, estoy rodeada de viejos”, y en ningún momento se le pasaba por la cabeza que ella era bastante bastante vieja (96 años, insisto)".

La gente en Navidad tiende a juntarse. Queremos estar unos encima de los otros, sentir el calor humano, por eso nos amontonamos en plan melé. Es el espíritu navideño. Porque en Navidad te entra como una morriña y quieres estar con los demás, es así. Luego la gente dice que es culpa de los grandes almacenes y del consumismo que con tanta lucecita y tanto villancico provocan un estado de cursilería que es que no puede ser… Pero no se engañen, la morriña aparece por estas fechas pese a los anuncios de la tele. La culpa no siempre es de la publicidad, basta ya con eso. Háganse ustedes responsables de su morriña. 

También es verdad que pasmarse de la humanidad del resto y excluirse de la misma debe ser, digo yo, una misericorde estrategia de supervivencia. Un poco en plan cuando pillas a un niño haciendo una fechoría que te dice: “Yo no he sido”. Pues nos pasa a nosotros, los adultos: “Ui, yo humano, como todos estos no soy, sólo me faltaba eso, qué horror”. Porque también es bien verdad que a veces esto de ser humano avergüenza.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS