Lydia Valentín, el sueño de la halterofilia en Río

En Río de Janeiro, Lydia Valentín afrontará sus terceros Juegos Olímpicos.

Lydia Valentín

Campeona europea, medallista mundial y aspirante al título olímpico, Lydia no solo ha situado a España en el mapa de la halterofilia, sino que ha destrozado todos los tópicos, demostrando que se puede levantar 150 kilos –el doble de su peso–, siendo femenina. “Mujer y halterofilia no están reñidos. No es cuestión de sexos”, asegura. Tiene en Rafa Nadal a su gran ídolo y a uno de sus referentes. “No solo por su currículum, que es impecable, sino porque es un tipo muy cercano y humilde. Nunca pierde los nervios y trata bien a todo el mundo”. Un fuera de serie como Lydia, embajadora del proyecto motivacional 'Persigue tu sueño, supera los obstáculos', de Bridgestone, y un ejemplo a seguir para muchas mujeres.

¿Qué sueño llevas persiguiendo más tiempo? Llevo toda mi vida persiguiendo sueños, objetivos. En los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992, tenía 7 años y cuando vi a los deportistas por televisión pensaba en que yo quería estar allí.

Y para ir logrando esos objetivos, ¿qué obstáculos has tenido que superar? El primero, comenzar a practicar un deporte relacionado con chicos y el hecho de tener que estar justificando que se puede ser chica y practicarlo, aunque sea un deporte de fuerza. Después, vivir en un país que no es una potencia en este deporte.

¿Qué valores te ha inculcado la halterofilia? Ser disciplinada y aprender el valor del esfuerzo.

¿Cómo influye este deporte en tus cuidados de belleza? No influye. Me gusta ir al trabajo arreglada como cualquier persona. Me gusta verme bien y me maquillo para entrenar y para competir.

¿Se envejece más con este deporte? La halterofilia no envejece más, no te castiga como, por ejemplo, un maratón.

Y a ti que te gusta la moda, ¿te condiciona tu deporte a la hora de vestir? Mi cuerpo me condiciona. Tengo que mantenerme en 75 kilos y es difícil encontrar ropa que no me apriete los brazos, que no se me marque… Me encanta ir cómoda, muy casual y soy una incondicional de las deportivas. Las llevo con faldas, vestidos, leggings. Cuando me retire me bajará el volumen y pesaré 15 kilos menos. Seré flaquita y será más fácil irme a comprar ropa.

En el futuro, ¿te relacionarás con este mundo? Sí. Me gustaría tener mi línea de ropa deportiva. Algo que se ajuste más a las mujeres.

Lydia Martín

¿Cuidas mucho la alimentación? No sigo una dieta específica, pero sí una alimentación saludable. Evito los fritos, la bollería, dulces… cosas que no aportan.

¿De qué te privas? De nada. Una vez a la semana, los sábados por la noche, puedo comer lo que quiera. Salgo con la amigas y si me apetece me tomo una hamburguesa, una pizza… lo que quiera.

¿Qué te aporta una buena alimentación? Me posibilita preservar mi masa muscular, mantenerme sana y recuperarme bien de los esfuerzos para rendir al máximo tanto en los entrenamientos como en las competiciones. De hecho, suplemento la dieta con batidos ricos en proteínas. Un buena nutrición no es suficiente para llegar a ser una campeona, pero una mala sí puede arruinar tu sueño deportivo.

¿Cuál es el último regalo que te han hecho y te ha producido mayor ilusión? En mi cumpleaños, mi sobrino de 4 años me hizo un dibujo con los siete enanitos.

¿Te sientes afortunada? Muy afortunada porque me dedico a lo que quiero. He encontrado mi talento y disfruto a diario de lo que hago.

¿Cuál es la cualidad que más te gusta de ti misma? Soy muy optimista.

¿Y de los demás? Que me transmitan cosas positivas.

¿Qué es lo que más te gusta de tu aspecto? El conjunto en sí.

¿Qué talento te hubiera gustado tener? Llevarme mejor con la tecnología.

¿Cuál es tu eslogan? Tengo varios. “No quiero ser un capítulo. Quiero ser historia”. Está en un cuadro con una foto de los Juegos de Londres en el lugar donde me entreno. También hay otra frase con la que nos motivamos: “Nada importante se logra sin entusiasmo”. Y ahora hay otra que me aplico: “Si no es ahora, ¿cuándo?”.

¿Cómo puedes ser un espejo para otras mujeres? Me gustaría que se sintieran identificadas, y decirlas que con esfuerzo, trabajo y dedicación las cosas se consiguen, que hay que tener fe en lo que se hace y que si quieres ser la mejor en algo, se puede conseguir.

¿Cómo te entrenas? Durante media hora, preparamos el cuerpo con estiramientos y luego ya comenzamos el entrenamiento. Hay tres días fuertes y tres días más suaves a la semana. No hacemos cardio ni cosas de impacto. Y cada uno de los seis días de la semana, solemos entrenar tres horas por la mañana y otras tantas por la tarde.

¿Cómo te defines? Como una mujer soñadora, luchadora y optimista.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS