Mira a cámara: las youtubers españolas más seguidas

Aún hay pocas en las listas de los 'youtubers' con más suscriptores, pero las mujeres empiezan a estar presentes en todos los géneros y a hacerse un sitio. ellas son las más influyentes; así crean, ganan dinero y se relacionan con su millonaria audiencia.

Chusita fashion fever, Gustamontón y Roenlared

Hola cara de… zapatillas de andar por casa. Bienvenidos al canal de Roenlared", una joven mujer rubia sentada en su cama saluda a su audiencia con la fórmula habitual. Luego hablará de sus manías, su menstruación, su infancia, los cortes de pelo más horrendos que ha llevado, lo que adora, lo que detesta para las más o menos 400.000 personas suscritas a su canal de YouTube. Es Rocío Romero, lingüista y youtuber. Se dedica a producir vídeos destinados a ser devorados en Internet. Entre su canal y el que comparte con su pareja, tiene a unas 800.000 personas enganchadas a sus peripecias.

Contenidos montados artesanalmente, grabados en el salón de casa, caminando por la calle, en el aeropuerto, con atrezzo y efectos especiales de proyecto escolar, divertidos o prácticos, autobiográficos o ficticios, sus creadoras, las mujeres de YouTube en España, empiezan a salir del segundo plano.

"A veces me paro a pensar que mis alumnos pueden ver mis vídeos, pero sé que tengo que ser yo, es lo que me ha traído tantas cosas buenas", dice Rocío que compagina su papel como youtuber con un doctorado en Lingüística. Durante la sesión de fotos, intercambia experiencias con Chus y Susana Varte, conocidas en la plataforma como Chusita Fashion Fever, con unos 300.000 suscriptores, y Gustamontón, que pasa ampliamente el medio millón, respectivamente. De tanto en tanto y con total naturalidad, saca una cámara del bolso, las graba y se graba, hablan animadamente como si se dirigieran a sus amigos… a sus cientos de miles de amigos.  ¿Quienes son nuestras youtubers más populares y cómo han hecho de esto su profesión? 


Mujeres para todo 
María Ferreras, directora de Alianzas Estratégicas de YouTube, explica que las mujeres empiezan ahora a producir contenidos muy diversos. " En un principio, los canales creados por mujeres eran sobre todo de cocina, belleza y moda. Ahora hay comedia, música, videojuegos, de todo. La explosión de las mujeres ha venido más tarde, pero se iguala con fuerza y velocidad." En YouTube se ha replicado el cambio del papel de la mujer en la sociedad de forma reducida y acelerada, como una película a cámara rápida, ahora estamos en todo, pero no somos muchas. Entre los 100 canales de YouTube más seguidos de nuestro país todavía solo hay seis que tienen mujeres al frente y se siguen replicando estereotipos como el de la falta de capacidad para la comedia.

"Las que hacemos comedia tenemos menos suscriptores que las que hacen belleza", cuenta Abigail Frías, jerezana de 24 años, con medio millón de suscriptores. Entre Patry Jordan, la youtuber más seguida de España conocida por sus tutoriales de belleza, y Yellow Mellow, la más popular de las que se dedican a la comedia, hay dos millones de diferencia en el número de suscriptores. Las cifras hablan por sí solas. En un mundo lleno de divas adolescentes sexualizadas, artificialmente rebeldes, siempre previsibles, maquilladas y con siluetas de muñeca; resulta muy refrescante que 320.000 adolescentes adoren a Adelita Power, el alter ego de Abigail. Adelita lleva ortodoncia y gafas gruesas, es malhablada, torpe, suele hacer el ridículo por todo lo alto y además es fea y lo celebra. Un personaje adorable. "Adelita es una sinvergüenza, es como el niño interior que todos llevamos dentro y que hace lo que le da la gana", cuenta Abigail. Ella tiene presente su poder en personalidades que aún se están formando, cosa que quizá sería de agradecer a Miley Cyrus. "Como en cualquier trabajo, las que nos dedicamos a esto hablamos entre nosotras. Somos conscientes de que tenemos un público muy influenciable que se toma al pie de la letra todo lo que decimos, así que intentamos enviar mensajes positivos y tener muchísimo cuidado con lo que decimos" .

Para separar a la persona del personaje, Abigail tiene otro canal en el que habla como ella misma.  Escribe sus guiones para ambos, graba sola, monta sola, se gana la vida con esto, y como buena autónoma se administra sus propias finanzas. Los ingresos de una youtuber provienen en parte de las visitas que reciben los vídeos en los que hay anuncios, también de campañas, concursos o vídeos exclusivos para marcas y de actividades que se destilan de su popularidad como la publicación de libros. Ninguna de las tres vías es fácil en España. "Un vídeo exclusivo en mi canal promocionando una marca cuesta 2.000 euros, pero igual hago uno cada dos meses. Las empresas aún no apuestan suficiente por la publicidad en estas plataformas",  dice Abigail.

En YouTube se ha replicado el cambio del papel de la mujer en la sociedad

La youtuber Adelita Power

Nunca por la pasta
"Cuando empiezas a colgar vídeos con frecuencia y vas ganando seguidores, YouTube te propone que te suscribas al programa de partners, lo que nos permite insertar publicidad y empezar a generar ingresos dependiendo de las visitas", explica María Ferreras. "Más de la mitad de los ingresos va a los creadores". Las creadoras en cuestión son muy misteriosas respecto a sus ingresos y también lo son las fuentes oficiales. "No damos cifras para que eso no se convierta en la motivación, pero te puedo decir que más de tres millones de partners en Europa ganan dinero con YouTube y que de ellos hay cientos de canales con cifras anuales de más de seis dígitos", explica Ferreras.

Aquí se produce una paradoja: hay dinero, pero ponerse a grabar pensando en él es un error. Todas nuestras youtubers coinciden en que ir a por la pasta es el camino más corto para no llegar a ser un profesional de esto, incluida la mujer con más suscriptores de España: Patry Jordan. La siguen unos cuatro millones de personas repartidas entre sus cinco canales de tutoriales de belleza y, desde hace poco, también de fitness. Patry es autodidacta, aprendió a montar viendo tutoriales, tiene olfato para la estrategia. Cuando empezó hace cuatro años, se atrevió con una estructura que no hacía nadie: vídeos cortos, canales segmentados por temáticas, y triunfó. "Le dedico más de ocho horas al día, todos los días incluidos sábado y domingo, y todos los meses incluido agosto. Ganarse la vida con YouTube es muy difícil. Tienes que tener un contenido que llegue en el momento oportuno, que sea diferente y tienes que estar dispuesta a trabajar mucho".

No les llames audiencia

Patry dice que ella siente un compromiso fuerte con su audiencia, por eso nunca tiene tratos publicitarios con marcas que no metería en su neceser. Pero quizá no habría que hablar de audiencia en este caso. "Hay mucha diferencia entre audiencia y fans", cuenta María Ferreras, "quien ve la televisión lo hace de forma pasiva, el fan de un youtuber le habla y su ídolo escucha".

Susana, Dakidissa en la plataforma, conoce perfectamente la diferencia. Ella dedica horas al día a responder todos los comentarios de su canal de fitness, salud y nutrición. "Mis suscriptores me preguntan cosas sobre su salud y su cuerpo que les preocupan". Ella y Sonia Varte juegan en una liga diferente, la de las productoras de contenido práctico. Sonia se dedica a las manualidades y el reciclaje práctico en su canal Gustamontón (626.893 suscriptores). "Siempre mantengo un contacto cercano con los seguidores más fieles, tengo en cuenta todas las sugerencias y comparto en redes sociales muchos de sus trabajos". Incluso las mujeres que se dedican al humor o la música como Chus y Rocío cuidan de la masa de gente que las sigue. "A veces te escriben y te cuentan cosas íntimas sobre su vida. Entonces es cuando te das cuenta de que tú también estás compartiendo todo con ellos cuando te pones delante de la cámara".

Las youtubers coinciden en que ir a por la pasta es el camino más corto para no llegar a ser un profesional de esto.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS