Natalia Ginzburg, la memoria de un continente

Su centenario nos devuelve a la gran escritora italiana, testigo de excepción del siglo XX.

Natalia Ginzburg

Natalia Ginzburg es un personaje imprescindible en la cultura europea del siglo XX. Una judía turinesa, culta y comprometida, que siendo todavía joven pagó con la muerte de su marido, el intelectual Leone Ginzburg, la militancia antifascista de ambos en la Italia de Mussolini. 

Léxico familiar

Amiga de Cesare Pavese, editora de prestigio terminada la guerra y diputada del Partido Comunista en los 80, fue también autora de un puñado de libros excelentes que Lumen y Acantilado, dos editoriales siempre preocupadas por su obra, reeditan ahora, cuando se cumplen cien años de su nacimiento. La autobiográfica Léxico familiar (Lumen) es un retrato excepcional de una familia judía y un país –la Italia de mediados del siglo XX– heridos por la discriminación y la contienda bélica. Un libro de memorias sin alardes formales, en el que el lector se descubre enganchado a un relato en el que no faltan el humor o la crónica costumbrista, a pesar de los sombríos acontecimientos, personales e históricos, que lo recorren.

Y esto fue lo que pasó

Y esto fue lo que pasó (Acantilado) fue su segunda novela: tiene como protagonista a una mujer traicionada por su marido, y es la crónica de un amor desesperado como el que padecían muchas mujeres de entonces, condenadas a esperar y a sufrir. La siguiente, Todos nuestros ayeres (Lumen), transcurre también en la guerra, con una joven y las relaciones que se establecen dentro de su familia como centro de la trama. Y Las tareas de casa y otros ensayos (Lumen) recopila algunos de los artículos de quien fue también una excelente ensayista y columnista. Un puñado de reediciones que constituyen una buena muestra de una escritura que transmite verdad, transparente y sin florituras, emocional sin sensiblerías.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS