Carta de la directora: "Sueños de verano"

El verano a muchos nos saca la mejor versión de nosotros mismos.

Sueños de verano

El sol, el mar, las horas al aire libre, el deporte, las ansiadas vacaciones, las noches de fiesta... todo suma para que se convierta en la época en la que más felices nos sentimos y más energía atesoramos para el largo y frío invierno por llegar. Y cada una en sus posibilidades, lo cierto es que este mes todas estaremos invitadas a una fiesta. Fastuosa, como la que cada año celebra Caroline Scheufele, copresidenta de Chopard, coincidiendo con el Festival de Cine de Cannes, que este año nos transportó a su particular interpretación de la isla de Perdidos (avión incluido); eso sí, con muchos diamantes, en el hangar 16 del aeropuerto de Cannes-Mandelieu; benéfica, como la que organiza Sandra García-Sanjuán, nuestra mujer del mes, con su Starlite en Marbella; o casera, con unas simples tablas de madera (chequea nuestra sección de Cocina) y muchas ganas de divertirse. A todas ellas dedicamos este número, con los mejores outfits de fiesta, los secretos de un buen maquillaje de noche y las compras low-cost que te resuelven el estilismo.

Por favor, de esto último que no se entere Livia Firth, nuestra más admirada y vehemente guerrera del eco-fashionismo, que lidera la lucha en pos de una moda sostenible en la que las cadenas de gran consumo son –hasta que no demuestren lo contrario– el enemigo a batir. Yo ya me he comprometido con ella a comprar moda rápida sólo si estoy dispuesta a usar la prenda al menos 30 veces. Y si de mujeres guerreras hablamos, no puedo olvidarme de Charmian Gooch, presidenta de la ONG Global Witness y una de nuestras heroínas del mes, quien ha sido la ganadora del mejor discurso del año en las conferencias TED por su valiente denuncia de la globalización de la corrupción, de la que no se libran bancos, compañías petrolíferas y gobiernos democráticos. Y por supuesto de las heroicas madres de Chibok, Nigeria, a quienes visitamos sobre el terreno y de las que aprendemos a luchar con coraje y tesón.

Mujeres y madres que no pierden la esperanza de recuperar a sus 200 niñas secuestradas (cuando escribo estas líneas se cumplen exactamente 9 semanas desde su rapto), ni abandonan su sueño de recibir una educación que les saque de la pobreza y el abandono, pese al poder del terror que los "talibanes negros" (para los que la educación occidental es un pecado, como se traduce literalmente de su nombre, Boko Haram) intentan imponer en la región. Un verdadero ejemplo de superación ante la adversidad y la mejor prueba de que, como dice Charmian Gooch, "el cambio puede suceder cuando una idea cobra sentido".

Continúa leyendo...

COMENTARIOS