Tres razones para escuchar a Esperanza Spalding

Es una de las mujeres más importantes del jazz actual, y con su nuevo álbum da un paso más en su lucha por convertirlo de nuevo en una música popular.

Esperanza Spalding

1. Porque una mujer tocando sobre un escenario un contrabajo, o incluso un bajo eléctrico, es una imagen poco usual. Si esa mujer luce un espectacular pelo afro (hasta hace poco: ahora parece que se ha pasado a las rastas), sobrada belleza y una piel que refleja su melting pot étnico (con rastros de sangre negra, india, hispana y galesa), y además ejerce como vocalista y líder de su propia banda, entonces solo puede ser Esperanza Spalding, una de las figuras más aclamadas del jazz reciente con tan solo 31 años.

2. Porque pocos pueden presumir a estas alturas de haberle arrebatado a Justin Bieber un triunfo en sus narices. En 2011 Esperanza Spalding se sentó en la entrega de los Grammy nominada como mejor nueva artista sin demasiadas expectativas. Pero fue a ella a quien le tocó levantarse para recoger el premio (después se ha llevado otros tres), mientras pesos pesados como Bieber, Florence and the Machine, Mumford & Sons y Drake se quedaban hundidos en sus butacas. Un año después, Spalding ponía música (revisitando el clásico de Louis Amstrong What a Wonderful World) a ese momento de los Oscars en el que se recuerda a los profesionales fallecidos en el último año. Tampoco todo el mundo puede presumir de que Obama le haya elegido para actuar en uno de los días más importantes de su vida: ella fue la artista que actuó en directo en la ceremonia de entrega del Premio Nobel de la Paz al presidente americano.

Tres razones para escuchar a Esperanza Spalding

3. Porque en su nuevo disco, Emily's D+Evolution, Esperanza Spalding da un paso más allá en su propósito de hacer del jazz, de nuevo, una música popular. Funk, rock, folk y algunas gotas de r'n'b se mezclan con el género americano por excelencia en un disco que a ratos puede evocar a Joni Mitchell, en otros a Janelle Monae y a veces a St. Vincent, y que ha sido producido por Tony Visconti, ese señor que hacía a medias los discos con David Bowie. La artista canta como nunca en este álbum conceptual que tiene mucho de autobiográfico y que viene envuelto en un halo de espiritualidad. Además, Spalding está colaborando con el dramaturgo y director de escena Will Wiegler para hacer de sus actuaciones en directo un espectáculo con mucho de teatral. En verano la tendremos por aquí (5 de julio, Festival de Jazz de Getxo; 7 de julio, Festival de la Guitarra de Córdoba y 8 de julio, Festival Cruilla) y podremos comprobar hasta dónde llega semejante despliegue.

Aquí puedes ver el vídeo de su nuevo single, One.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS