Vida de perros

Algunas cosas (dos concretamente) absurdas que la gente decimos sobre los perros, pero que, ya te digo, son totalmente absurdas.

perros
¡Quién fuera perro para poder utilizar alguno de los complementos de Cloud7!

 

Pero no por absurdas dejas de decirlas o creerlas. Es que somos la monda.

Primero, la gente te dice que tener perro es muy trabajoso, que te da mucho la lata, que es mucho esfuerzo. Muy sacrificado, dicen. Esto lo dicen porque son unos vagos. Mientras yo salgo a que el perro mee a las seis menos cuarto de la mañana en diciembre a seis grados bajo cero, tú, vaga, ¿qué haces exactamente? ¿Dormir? Vaga, que eres muy vaga. ¿Y a las once de la noche, cuando le saco a mear, otra vez, qué caray estás haciendo tú, ¿eh? ¿Ver, estiradita en el sofà tapada con una manta de lana escocesa, una serie de la HBO de esas tan cultitas protagonizada por algún actor al que Hollywood ya no le da trabajo y que va diciendo en las entrevistas que ahora hacer televisión es guay y que la ficción televisiva ahora es el nuevo cine y memeces similares? A ti lo que te pasa es que eres una vaga integral.

Segundo, otra cosa absurda que se dice de los perros -y que la dicen los que tienen perro- es que son inteligentes, que yo no lo dudo, porque yo tengo la teoria de que todos en este planeta, menos los humanos, son a su manera inteligentes: los perros son inteligentes a su manera de perro, los caballos tienen una inteligencia de caballo, las tortugas de tortuga y así todo… Esta inteligencia es la que les permite sobrevivir, que no hay nada, digo yo, más inteligente. Sobrevivir… Sólo los humanos, con nuestra supuesta inteligencia, tenemos la capacidad de arrasar con todo. Si pensáramos que somos cortos las cosas irían mejor. En lugar de partir de la base de que somos listos, yo partiria de la base de que somos muy toláis, muy tontos, de remate integral… Y luego iríamos mejorando. Todo iría mejor, te lo digo yo.

El caso es que la gente cree firmemente que su perro es inteligentísimo. Si sólo dijeran “mi perro es listísimo” y se pararan aquí, no habría problema. El misterio, a veces, es la clave. Pero no, no contentos con esa declaración la gente suele añadir la anécdota que prueba, según ellos, la inteligencia de su perro, como esa otra amiga mía que el otro dia me anuncia que su perro es inteligentísimo porque ha movido su cama de punta a punta de la pared del garage siguiendo el sol (o algo así) hasta colocarla en vertical (no me preguntes por qué). Yo le dije, claro: "pues sí, me quedo atónito, qué inteligentísimo es tu perro".

Es muy elegante seguirle la corriente a la gente. Ni que sea para abanzar.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS