Visto en... Marie Claire Francia octubre 2015

Diane Kruger tal y como es. Ramita frágil con aspecto 'hitchcockiano', maneja los juramentos y el argot como nadie.

1

Etiquetar a Diane Kruger como decorativa sería justo pero simplista. Nos alejaríamos de la realidad. Naturalmente, sus cabellos, muy lisos con un moño muy Lili Marlen, ponen al desnudo una piel y unos rasgos perfectos. Añada una silueta micro menuda, está clasificada de entrada como una mujer de elite en lo que al físico se refiere. Luc Besson, director de cine francés, le había aconsejado que fuera actriz antes que modelo.

"Mido 1,70m, no tenía el físico que se requiere para ser actriz", reconoce. Con 16 años se metió en la escuela profesional de actores de París, Cours Florent. "Después de las clases, hablabamos y hablabamos, fumando 150 pitillos en cadena. Nuestras conversaciones no llegaban a ningún lado. Con ese ritmo, te vuelves estupida”. Contrae matrimonio con el actor y realizador Guillaume Canet, que la da a conocer en Mon idole (2002), y luego se divorcia. Prueba suerte en Estados Unidos y consigue el papel de Helena de Troya al lado de Brad Pitt.

 

Continúa leyendo...

COMENTARIOS