Visto en Marie Claire Francia: 'Rokia Traoré'

Es en Bamako, la ciudad donde nació, es el lugar en el que la cantante ha recobrado el gusto por la música. Su nuevo álbum, que oscila entre mandingo y blue-rock y supone un verdadero canto del alma, nos revuelve.

Rokia Traoré

“Estuve a punto de interrumpir mi carrera por razones personales” cuenta Roakia Traoré. Cráneo rapado, silueta menuda y compromiso tranquilo, la autora-compositora de 40 años se impone como la diva del rock mandingo. A través de sus últimos cinco álbumes ha tendido puentes entre los dos continentes gracias a su delicadeza. Clasificarla dentro la categoría “World” sería hacerla de menos, ya que su búsqueda artística es pronunciada y auténtica.

Después de los años de ida y vuelta entre Africa y Europa, ha vuelto a Mali- país que dejó con dos años- para reencontrarse. Instalada en Bamako, retoma el placer de ir al mercado, donde nunca pide una bolsa de plástico. “Un reflejo ecológico adquirido en Francia” explica. También ha vuelto a retomar el gusto pour la música sin culpabilidad ni amargura. De esta paz encontrada ha nacido el álbum Né so, producido por John Parish (PJ Harvey) , que ya la había respaldado en Beautiful Africa.

Né so, dos palabras que significan casa, en casa y alegría de vivir. En la funda se la ve por cierto reir a carcajadas. Ayudada por el músico Devendra Banhart y el bajista John Paul Jones (Led Zeppelin), Rokia Taoré se sobrepasa.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS