Adriana Lastra, PSOE: "No ha habido unas elecciones tan importantes desde 1982"

Te ayudamos a decidir tu voto preguntando a representantes destacadas de los cuatro principales partidos por sus políticas más femeninas. Que el 28A no te pille en un renuncio.

El PSOE de Pedro Sánchez llega a estas elecciones con el viento a favor. Es el favorito para ganarlas, pero lo que no está claro es si podrá seguir gobernando y con qué apoyos. Hace solo un año, los socialistas estaban pasando un momento muy complicado, pero la moción de censura que derribó a Rajoy cambió por completo el escenario. Hay optimismo en la sede central de Ferraz. Allí nos recibe la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra. Esta asturiana que acaba de cumplir 40 años trabaja en su despacho flanqueada por dos retratos de Pablo Iglesias, "el auténtico", el fundador del PSOE.

Gemma Nierga: ¿Qué nos jugamos el 28 de abril?

Adriana Lastra: No ha habido unas elecciones tan importantes desde las del 82. Nos jugamos derechos y libertades porque, como dice Almudena Grandes, tenemos al fascismo a las puertas del Congreso. Las mujeres nos jugamos nuestra ley de derechos sexuales y reproductivos, nos jugamos que el colectivo LGTBI siga teniendo los mismos derechos; nos jugamos una democracia plena en la que se sigan logrando nuevos derechos como el de la eutanasia. Todo esto o una involución en lo que han significado 40 años de democracia.

G.N.: ¿Recomendaría votar con el sentimiento o con la cabeza?

A.L.: Con las dos cosas. La política es siempre una parte de racionalidad y es también una parte de sentimiento. Y esta vez nos jugamos las dos cosas.

Rodolfo Irago: El próximo gobierno, si tiene que apoyarse en Vox, ¿puede poner en peligro derechos y avances sociales?

A.L: El riesgo es evidente. En Andalucía ya han empezado a ocurrir cosas. Se anuncia la derogación de la ley de memoria histórica. Se está instalando el discurso del odio y se están lanzando mensajes tan peligrosos como el de portar armas o el de los españoles de bien. Es un discurso predemocrático. El mismo 8 de marzo, mientras miles de mujeres nos manifestábamos, el PP estaba reuniéndose con HazteOir, un grupo que está llevando por toda España un autobús en el que a las feministas se nos llama feminazis con una cara de Hitler. El PP acaba de ir a una manifestación contra el aborto; al final, lo que quieren es que las mujeres no tengamos libertad sobre nuestro cuerpo.

R.I.: ¿El miedo a Vox puede movilizar el voto a favor del PSOE?

A.L.: Nadie se beneficia de que en este país aparezca la ultraderecha. No se beneficia ningún partido, ni la sociedad, ni la Unión Europea en donde existe preocupación porque España era uno de los pocos países en los que no había irrumpido la ultraderecha. Nosotros lo que queremos es tener una mayoría para gobernar porque las tres derechas ya han dicho que si suman, gobiernan, y por eso hay mucha gente sensata, moderada, que se está movilizando.

G.N.: ¿Por qué han esperado al periodo electoral para aprobar la ampliación de los permisos de paternidad?

A.L.: La decisión política estaba tomada, pero nosotros registrábamos leyes en el Congreso y la Mesa de la Cámara, controlada por el PP y Ciudadanos, las bloqueaba. Eso pasó con la ley de igualdad laboral, en donde estaba la ampliación del permiso de paternidad. Esto mismo ha pasado con 60 leyes y por eso hemos tenido que recurrir a los decretos leyes. Aun así, han sido 9 meses muy productivos.

G.N: ¿Quiénes serían los mejores aliados del PSOE después de las elecciones?

A.L: Habrá que ver medida a medida. La ley de eutanasia, tan necesaria como hemos visto de nuevo, tuvo el apoyo de toda la Cámara menos del PP; Ciudadanos apoyó su toma en consideración, aunque luego por desgracia la bloquearon; para exhumar a Franco, no hubo ni un voto en contra. Hay muchos temas sociales en los que estamos muy próximos a Unidas Podemos; temas de Estado que nos gustaría pactar con el PP; hay espacio para la geometría variable de Zapatero. Estamos llamando a la mayoría progresista para no depender de nadie.

R.I.: Y si necesitan el voto de los independentistas, ¿le pondrán condiciones? ¿Tendrían que renunciar a la autodeterminación?

A.L.: Sobre el independentismo siempre hemos dicho lo mismo: ley y diálogo. Queremos entendernos con los que no piensan lo mismo que nosotros; siempre dentro de la ley, pero dialogando. Sobre pactos, si necesitamos acuerdos, lo que haremos es poner nuestro programa sobre la mesa y decirles a los 350 diputados que eso es lo que la sociedad ha votado.

G.N.: ¿Diría que España es un país machista? ¿Por qué no hemos tenido una presidenta del gobierno?

A.L.: Es machista como todos y tendremos una presidenta con el tiempo. Hace 40 años, las mujeres en este país necesitaban permiso para abrir una cuenta en el banco. Ahora estamos hablando de techos de cristal, de suelos pegajosos, de brecha salarial… Pero también hay que poner en valor lo que hemos conseguido en 40 años.

G.N.: Díganos algún consejo que le dieran sus padres y que le haya servido en política.

A.L.: Hay una frase de mi padre que rige mi vida: 'quien obra bien, destierra miedos', y me parece maravillosa, una filosofía de vida. Obrar bien es no hacer daño a nadie. Actuar con honradez y desterrar miedos es dormir bien por las noches y vivir a gusto consigo mismo.

R.I.: ¿A qué político o política viva admira?

A.L.: A Carmen Calvo, que me parece una mujer extraordinaria; a Pablo García, presidente de mi Federación, que ha sido un luchador y a Amparo Rubiales, que me parece una musa para todas nosotras.

 
Fotos: Jesús Madriñán. Maquillaje: Nuria Sáez. Agradecimientos: Hotel NH Collection Madrid Colón.

Continúa leyendo