Andrea Levy, PP: "La masculinización del poder ya no existe"

Te ayudamos a decidir tu voto preguntando a representantes destacadas de los cuatro principales partidos por sus políticas más femeninas. Que el 28A no te pille en un renuncio.

El PP de Pablo Casado se enfrenta a su primera gran prueba nacional. Su objetivo es mantenerse como alternativa al PSOE tras unos años de desgaste y pérdida de votos hacia Ciudadanos y Vox. La vicesecretaria y responsable del programa electoral, Andrea Levy, recibe a Marie Claire en la sede de Génova mientras trata de encajar la enloquecida agenda de campaña. Nacida en Barcelona hace 34 años, Levy intenta desconectar mientras viaja, viendo series en su tableta o escuchando el revival de Camela, un grupo al que cree que se ha mirado injustamente por encima del hombro.

Gemma Nierga: ¿El 28 de abril son unas elecciones ordinarias o tienen algo especial?

Andrea Levy: Estas elecciones consolidan el cambio de mapa político. Ya no hay bipartidismo. Tenemos un reto, buscar consensos y evitar que se repita el pacto entre el PSOE y los independentistas.

Rodolfo Irago: ¿Cree que la posible influencia de Vox en un futuro gobierno pone en riesgo los derechos de las mujeres?

A.L.: Han planteado cuestiones que están más en la estridencia e incluso en el disparate que en la sensatez que debe regir la política. Y, desde luego, yo creo que los partidos políticos que hemos formado parte de una conquista de derechos mediante leyes y pactos de Estado, como en el tema de la violencia de género, no debemos renunciar y no debemos separarnos ni un solo milímetro de ello. A mí me preocupa la sentimentalización de la política que ya he visto en el Parlamento catalán y me inquieta que los extremismos lleguen para dinamitar los valores fundamentales de esta democracia que han sido conquistas.

G.N.: Las polémicas declaraciones de Suárez Illana volvieron a poner en entredicho la posición del PP sobre el aborto. ¿Quieren volver a la ley del 85?

A.L.: No comparto la forma en la que se expresó Suárez Illana y, desde luego, el Partido Popular en esto lo ha dejado claro. Nos parece que actualmente el consenso social está donde está en esta materia y que, en cualquier caso, cuando las mujeres se encuentran en una situación de vulnerabilidad merecen todo el amparo y todo el apoyo jurídico y sanitario. En el tema del aborto, en el Partido Popular ha habido diferentes sensibilidades y siguen existiendo, pero en el programa electoral que yo he dirigido, no va ninguna reforma de la ley.

G.N.: ¿La gestación subrogada es un derecho o es una forma de traficar con el cuerpo de una mujer?

A.L.: Cuando se suscitó el debate, yo tenía muchas dudas, y las sigo teniendo. He escuchado testimonios de parejas que gracias a este tipo de embarazo han conseguido aquello que deseaban, formar una familia y tener un hijo. Pero me planteo si realmente estamos hablando de una cuestión en la que la madre gestante lo hace con total libertad. Porque también hemos conocido casos en los que no ha sido así. Mujeres en situación de vulnerabilidad que han sido explotadas. Tengo sensaciones encontradas, aunque en estos momentos me inclino hacia estar en contra.

R.I.: Y el tema de la eutanasia ¿le genera dudas?

A.L.: En esa cuestión, preferiría verlo con un poco más de perspectiva, porque lo que han hecho las comunidades autónomas con los testamentos de últimas voluntades ha servido para dar una protección al equipo médico y a la familia y también garantizar el derecho del propio enfermo. Creo que por ahí se ha solucionado bien. Sobre la despenalización, en estos momentos no estaría a favor.

G.N.: ¿Por qué en España no ha habido una presidenta del Gobierno?

A.L.: Más aún, me pregunto ¿por qué las mujeres no ganan las primarias de los partidos políticos? Es cierto que en política, y más en los últimos años, se han incorporado mujeres y lo que me parece es que ya no hay una masculinización del poder. Antes, las mujeres tendían a pensar que esos rasgos de poder las hacían más duras, más masculinas. Pensemos en Angela Merkel o en Margaret Thatcher. Ahora los valores femeninos o que puedan tener las mujeres son un añadido, un plus que se valora.

R.I.: ¿Se ve en un gobierno con ministros de VOX?

A.L.: No. Me veo en un gobierno de Pablo Casado como presidente. Y, desde luego, en un gobierno en el que se planteen prioridades y cuestiones de sentido común.

G.N.: ¿Aceptarían sus votos para llegar al gobierno?

A.L.: Yo le tengo mucho respeto a los votos de los electores. Tengo que intentar convencerles de que soy una opción política que representa mejor su futuro, sus intereses y sus aspiraciones. Pero a mí cualquier voto me merece respeto. No los voy a despreciar. He de hacer que esos votos sirvan para algo, que podamos llegar a acuerdos, con un programa de gobierno en el que nosotros no renunciemos a cosas que nos parecen básicas de nuestro ideario, como hicimos en Andalucía. Ese gobierno del que se dijo al principio que iba a traer todas las plagas.

R.I.: ¿Hay algún consejo que sus padres le hayan dado y aplique en política?

A.L.: El esfuerzo. No dejar de esforzarme para conseguir aquello que quiero. Y luego el intentar siempre tener la conciencia tranquila en todo lo que hago. Y si realmente hay un lugar o un sitio donde no quieres estar o algo que no quieras hacer, que tengas esa libertad de renunciar a ello y haberte sentido orgullosa de lo que has hecho.

G.N.: ¿Y a qué político o política viva admira?

A.L.: Hay muchos, dentro y fuera de mi partido. Pero por poner a mujeres, creo que Ana Pastor ha sido un referente en esta legislatura.

Fotos: Jesús Madriñán. Maquillaje: Nuria Sáez. Agradecimientos: Hotel NH Collection Madrid Colón.

Continúa leyendo