Fuencisla Clemares: "Muchos hombres no entienden el estilo de dirección de las mujeres"

En una era en que las nuevas tecnologías lo dominan todo, hablar con la Directora General de Google en España y Portugal, una de las principales ejecutivas españolas, supone acceder a una mirada privilegiada sobre nuestro presente y nuestro futuro. Allí arriba, en la cima de la empresa que te abre la ventana al mundo, la calma reina. Con un mensaje claro: pantallas y algoritmos tienen que estar ahí para ayudarnos.

 

P: Hace apenas tres semanas estábamos con el presidente Zapatero para la entrevista de Marie Claire y nos dijo que multinacionales como Google o Facebook tienen más poder que muchos gobiernos. ¿Usted comparte este diagnóstico, esta opinión?

R: No, radicalmente no.

P: ¿Por qué?

R: Pues porque yo creo que no es poder lo que tenemos, sino productos y servicios que funcionan y muchos usuarios que quieren usarlo.

P: O sea que nunca diría que Google manda más que muchos gobiernos.

R: No.

P: ¿Y por qué cree que hay esa sensación?¿Porque Google manda mucho o las empresas tecnológicas tienen una influencia muy importante en todo lo que ocurre?

R: Yo creo que al final no se entiende del todo bien lo que hacemos, ni cómo lo hacemos ni cuál es nuestro modelo de negocio. Y al final yo creo que eso genera cierta incomodidad. Al final eso es lo que transmiten estas palabras. Ven que somos empresas que innovamos, que seguimos creciendo, y eso es lo que yo creo que hay detrás.

P: ¿Y qué es lo que no se entiende?

R: Pues mira, yo creo que muchas veces no se entiende por qué hacemos las cosas. Y a veces te piensas que hay intereses ocultos, y la realidad es que lo hacemos por razones muy sencillas. Aplicamos siempre la misma forma de pensar y de tomar decisiones y todo lo que hacemos es por y para nuestros usuarios. Entonces de verdad lo que nos dirige como compañía y lo que nos lleva a tomar decisiones es si estoy haciendo lo mejor para mis usuarios, si estoy dando un servicio mejor, si le estoy ayudando a resolver su vida… Y eso es lo que buscamos detrás. Lo pensamos en grande y lo pensamos siempre a nivel mundial. Nosotros queremos desarrollar productos y servicios que mejoren la vida de la gente a nivel mundial. Productos y servicios para todo el mundo. Al final cogemos un tamaño que genera cierto respeto.

P: Google ha cambiado nuestras vidas, la ha transformado, la ha hecho más fáciles, pero también tenemos la sensación de que controla nuestras vidas. Yo quiero que usted para todos los lectores de Marie Claire cuente qué ocurre con esa privacidad, esa sensación de que Google sabe mucho más de nosotros que nosotros mismos.

R: Me alegro que me hagas esta pregunta porque es un tema importantísimo que hay que aclarar. Otra vez la gente tiene la sensación de que Google tiene los datos. Yo lo primero que quiero transmitir aquí es que nosotros no tenemos los datos. Lo que nos queremos asegurar es que el usuario conozca los datos que tenemos de ellos, pero que ellos los controlan y los pueden gestionar en todo momento. Yo creo que esto es una diferencia fundamental y que no siempre se entiende. Nosotros efectivamente trabajamos en el mundo de la información, y nos tenemos que asegurar que todos los datos que tenemos de nuestros usuarios se gestionan de una forma absolutamente rigurosa. Para mí, la primera es el nivel de seguridad que somos capaces de garantizar a los usuarios de que nadie va a poder acceder a esos datos sin su permiso. Nosotros invertimos cantidades ingentes de dinero y tecnología en asegurar y garantizar la seguridad de esos datos. Segundo, y yo creo que es muy importante que lo aclaremos. Google no vende los datos de los usuarios a nadie bajo ninguna circunstancia. Y muchas veces estas cosas no se conocen. Y luego está lo que os decía, la transparencia y el control. Si un usuario se mete en su cuenta de Google nosotros le decimos qué información tenemos de él. Nosotros le decimos qué etiquetas le hemos puesto. Pues oye en función de cómo navegas entiendo que eres un amante de las mascotas, eres un amante del ciclismo y eres un amante del atletismo. Esas etiquetas las compartimos con ellos y ellos pueden decidir si borrarlas, cambiarlas… lo mismo que nosotros le decimos la localización que tenemos. Esa es la parte más importante. Es muy importante dejar claro que nosotros no tenemos los datos de nadie. El usuario tiene control y transparencia absoluto de su estado.

P: Quizá el usuario sea el primero que da los datos con una facilidad enorme. Muchas veces no somos conscientes de la importancia de nuestros datos personales. Nunca daríamos el DNI por la calle, y muchas veces yo me he visto navegando y dando mis datos personales quizá con demasiada facilidad.

R: Bueno, tienes que ser consciente de qué estás dando y a quién se lo estás dando, sencillamente.

P: ¿Y usted no cree que no somos conscientes?

R: Bueno, yo creo de verdad que empieza a haber, y sobre todo los jóvenes que son los que más datos dan, otra perspectiva de ver la privacidad y de ver lo importante que pueden ser los datos que doy o no, y probablemente tienen un poco menos de sensibilidad en cuanto a estos temas. Y yo creo que Internet está cambiando, si quieres algunos límites que poníamos y que haya gente que diga pues oye, yo aquí lo relajo y no pasa nada, me siento seguro y no pasa nada. Pero yo creo que nuestra generación probablemente lo ve de otra manera.

P: Lo que ocurre seguramente, es que la mayoría de los usuarios de lo que no es consciente es de esa comunicación que Google te ofrece. Los usuarios no entramos a saber qué datos tienen. Vemos en la práctica que Google sabe que nos gusta las mascotas o que nos gusta viajar a no se dónde, pero no hay una relación directa. Están ahí los datos pero la gente no los consulta.

R: Hay una relación directa en cuanto a que son ellos los que abren sus cuentas, ellos tienen una cuenta con nosotros. Nosotros miramos el nivel de actividad que hay en mi cuenta, que es donde tu tienes que entrar a consultarlo, y tenemos millones de usuarios que entran a consultar los datos. Sí es verdad que es algo que tenemos que dar a conocer más. Nosotros de hecho, a finales del año pasado hicimos una campaña con la OCU para sensibilizar sobre estos temas y para dar a conocer todas estas funcionalidades que tenemos y que Google ofrece a su usuario. Y seguiremos haciendo más porque pensamos que es un tema importante.

P: ¿Con cuántas pantallas se maneja usted al día?¿Cuál es su nivel de usuaria?

R: Yo con mi móvil en el bolsillo como probablemente todos, el ordenador del despacho, el ordenador de casa y la tableta y la tele conectada.

P: Pero por la mañana, ¿lo primero que hace es conectar el móvil?

R: Por la mañana lo primero que hago es desayunar con mis hijos.

P: ¿Antes de conectar el móvil?

R: Sí.

P: ¿Antes de ver el móvil?

R: Antes de ver el móvil.

P: Nota usted que nos cuesta creerlo… Nosotros no lo hacemos.

R: Lo dejo en la mesilla y la verdad es que lo primero que hago es desayunar con mis hijos, y ya cuando salen, lo cojo.

P: ¿Pero lo deja encendido de noche?

R: En silencio.

P: Y en ese desayuno con los hijos está prohibido tener móvil encima de la mesa.

R: Está prohibido.

P: ¿Ha tenido que poner unas normas muy estrictas? Sé que es madre de tres hijos.

R: Yo creo que más que normas es cómo nos comportamos nosotros en casa para que luego ellos lo copien. Entonces nosotros de forma natural no ponemos el móvil encima de la mesa cuando estamos comiendo, y por lo tanto a ellos no se les ocurre hacerlo.

P: La ventaja de ser periodista, que es más difícil no poner el móvil encima de la mesa.

P: Sí, pero eso nos lleva a hablar de los retos éticos, ¿no? Hablamos de educación, de cómo educar a los hijos con las nuevas tecnologías. ¿Cuáles son los principales retos éticos que tenemos que afrontar como sociedad frente a los cambios generados precisamente por la irrupción de la inteligencia artificial?¿Cómo afronta Google estos dilemas. 

R: Mira, yo creo que como todo, cuando tienes desarrollo tecnológico, la tecnología se puede utilizar para el bien y para el mal. Y yo creo que nosotros nos tenemos que asegurar que se utiliza siempre para hacer el bien, y como os decía, para desarrollar un mundo mejor y hacer que nuestra sociedad evolucione. Y esa es nuestra misión como compañía, el cómo podemos organizar la información, hacerla universalmente y útil a la gente y cómo podemos, con el gran conocimiento tecnológico que tenemos, utilizarla para hacer ese mundo mejor. Ahí es donde nosotros estamos y es el espacio en el que nos movemos. Algunas de las tecnologías que llegan pueden ser tan disyuntivas, que pueden tener mayores impactos que otras. Y ahí es donde como sociedad tenemos que trabajar juntos, para ver cómo queremos evolucionarlo y qué impactos tiene. Y tiene impactos a nivel de regulación, de ética, a nivel de todo, pero nosotros ahí nos queremos asegurar que se utiliza siempre para el bien. Por ejemplo, cuando hablas de inteligencia artificial, que efectivamente es algo bastante disyuntivo y que levanta muchas preguntas éticas, nosotros lo que hemos hecho es crear un comité de expertos y un comité de ética sobre este tema, apoyándonos en expertos de todo el mundo, para asegurarnos de que todo el desarrollo y el planteamiento que estamos haciendo pues sea una de las cuestiones que se tienen que abordar. Lógicamente no somos expertos en todo y no creo que seamos nosotros solos los que tenemos que plantear estas cosas, pero como a veces la tecnología va más rápido que la regulación, que los gobiernos, pues tienes que trabajar con la industria para intentar abordar estos temas. Yo no soy una experta en el mundo ni cuáles son los debates que está habiendo en ese comité.

P: Hay que ir poniendo los límites cuando la tecnología avanza… Y siempre se supera con el límite anterior

R: Eso es lo que pasa con las grandes innovaciones.

P: Ayer leí que en estas prospectivas que se hacen de futuro, habría incluso robots para probar noviazgos.

R: Eso no lo he leído yo nunca

P: Hacer un robot con las características que tiene y a ver si coincide. O sea, realmente en 20 años ha cambiado todo tanto… Y quien lleva muchos años en el mundo de la empresa lo ha vivido en primera persona.

R: Es que nosotros no hacemos proyecciones a 20 años, porque cuando miras 20 años atrás todo el cambio tecnológico que ha venido es tremendo. Nosotros realmente estamos en los próximos tres años. Yo creo que hacer previsiones mucho más allá es extraordinariamente complicado.

P: ¿Y en los próximos tres años cuál es el gran cambio que veremos?

R: Nosotros pensamos que el gran cambio que vamos a ver es la voz, los asistentes virtuales y la interacción con todos nuestros dispositivos a través de la voz. Ese es el gran cambio que viene, y nosotros en España a finales del año pasado lanzamos la asistente, o sea que ya a través del teléfono puedes.. a través de la voz. Y lo que vamos a ver en los próximos meses se tiene que consolidar será el lanzamiento de Google Home, será poder interactuar con voz con mi coche, a final con todos los dispositivos porque este asistente se irá integrando de una forma muy natural en todos los dispositivos, y cómo vamos notando a esta asistente la capacidad de hacer cosas, tanto de acciones reales como de transaccionar. Poder decirle yo al asistente o que Google quiere una pizza de jamón y queso a las ocho en casa, y que a las ocho el pizzero llame.

P: Cuando compre las entradas del cine…

R: Cuando compre las entradas del cine y que estén en mi móvil. Pero estos dos son ejemplos perfectos de cómo la tecnología nos puede ayudar a hacer la vida más fácil, porque tengo que pasar 15 min haciendo la llamada pidiendo la pizza, cuando podría ser y debería ser tan sencillo como esto. Pues para mí, eso un ejemplo perfecto de cómo la tecnología bien utilizada y bien trabajada hace tu vida infinitamente más fácil para que la puedas dedicar a otras cosas. Para mí esa va a ser la gran tendencia de los próximos años.

P: Que se va a convertir en tu mejor amigo la asistente.

R: Bueno, es tu asistente personal al final, ¿no? Yo creo que es una buena definición.

P: Siempre nos preguntamos si Google, que en realidad se inventó hace tan solo 20 años, si hubiera podido nacer en España o en Europa.

R: Es una gran pregunta esa. Ya me hubiese gustado.

P: ¿Y usted que cree? Que no, ¿verdad?

R: Mira, yo creo que en España las cosas han cambiado y están cambiando positivamente y va habiendo muchísimo más emprendimiento, más innovación, y estamos avanzando bien. Fíjate, la gran diferencia que yo veo con Europa cuando hablamos de emprendimiento, de innovación… Para mí hay dos cosas. Una, es que nosotros no decimos Europa no es un mercado único real, entonces escalar la innovación es muy difícil. Y esto es cada vez más importante y es lo que te piden los inversores cuando te están poniendo dinero. Por lo tanto, la capacidad que van a tener los emprendedores europeos, -y ya no solamente hablo de España- de captar grandes fuertes de inversión y de escalar sus negocios muy rápido, que es lo que se pide ahora, es difícil. ¿Qué pasa cuando tú innovas en EEUU? Accedes a 400 millones de protecciones clientes. Y en Europa, tenemos muchísimas más trabas para poder hacer esto. Esto es un elemento fundamental a la hora de poder crecer un negocio. Yo estoy viendo y he visto en España casos interesantísimo de innovación. El ultimo Let go y en cuanto a levantazo una ronda de financiación gorda le han dicho te tienes que ir a conquistar el mercado americano. Esta es la realidad que tenemos. Han cambiado cosas en positivo. Antes en España no estaba bien visto emprender o que todo el mundo cuando salía de la universidad quería trabajar en una gran multinacional. En EEUU desde siempre, ser emprendedor era cool. Fracasar no se castigaba ni era malo. Un emprendedor que ha fracasado tiene más valor que un emprendedor que no ha fracasado. Estos son aspectos culturales que tienen que cambiar, y que ya han cambiado mucho en los últimos años, pero tenemos que ir evolucionando.

P: Bueno, yo creo que usted misma no quiso emprender. Su padre era empresario, y sin embargo a usted no era un camino que le gustó 

P: Pero eso es el sistema educativo o también es una cuestión familiar y cultural…

R: Yo creo que se combinan las dos cosas. Hay una parte del sistema educativo donde.. Mira yo misma estudié empresariales. En esa carrera que yo hice no me generaba esa actitud emprendedora. ¿Por qué? Pues probablemente no hubiese suficientes asignaturas dedicadas a esto. Cuando tú haces una carrera de estas en EEUU se habla mucho tiempo de emprendimiento, hay muchas asignaturas dedicadas a esto, y te ayudan.

P: Casi te empujan. Incluso aunque fracases, no pasa nada.

R: Te van empujando. Te empujan a que pienses una idea, a que la presentes, y eso te va metiendo el gusanillo dentro. Yo creo que la educación es importantísima pero luego hay un aspecto cultural, efectivamente. Si ser emprendedor no equivale a triunfar o ser un triunfador, pues igual no vas a querer serlo.

 

cc

P: Por lo tanto no estudió una carrera de perfil tecnológico, digamos, entonces ¿cómo llega a Google?¿Cómo llega a lo más alto de Google?

R: Pues mira, yo siempre lo digo. Formándome, trabajando duro y creciendo día a día profesionalmente. A final yo estoy en el mundo de los negocios y lo que necesitas es una persona liderando un negocio. Si me preguntas ahora pues jo, me hubiese encantado estudiar una carrera técnica porque probablemente entendería mucho mejor cosas que están pasando. Pero si tienes suficiente intuición, suficiente nivel de conocimiento de dónde está el negocio y hacia dónde va, te das cuenta que no es una barrera no haber estudiado una carrera técnica. Pero bueno, a veces me hubiese encantado porque entendería con mucha más profundidad algunas cosas.

P: La llamo Javier Rodríguez Zapatero en el año 2009. ¿Le sorprendió esa primera llamada?

R: Sí. Me llamó un primo mío que trabajaba aquí y me dijo…

P: Eso es muy español, eh [risas]

R: Bueno no, es que en Google el cómo potenciamos nuestro sistema de selección, le pedimos mucho a los empleados que colaboren. De hecho, tenemos un programa de incentivos para ellos referirnos a gente, porque la gente que muestran ellos, en general, funcionan mucho mejor. Y por lo tanto hay un sistema bastante establecido. Entonces él me llamó y me dijo ‘oye que están buscando un experto en retails y yo he oído tu nombre y digo pues yo la conozco y yo la llamo’. Me acuerdo que le dije ‘puff, ¿ahora? Si yo solo llevo dos años aquí…’ 

P: ¿Dónde estaba usted entonces?

R: Yo estaba en Carrefour. Bueno, y dije, no tengo ni el curriculum actualizado… Y me dice, pues actualízalo y pásamelo. Bueno, y te llama Google y cuanto menos vas y escuchas. Así que yo vine a escuchar y me fui enamorando del proyecto. Recuerdo que en mitad del proceso de selección me enteré que estaba embarazada de mi tercer hijo y digo y ahora qué… Y mira, pues ahí que fuimos. Cuando el comentaba a Javier esto me dijo, pues oye mira la verdad es que tenemos una experiencia extraordinaria contratando a mujeres embarazadas que nos han funcionado muy bien, así que es eso es un muy buena señal. Y digo pues mira, qué forma más positiva de reaccionar.

P: Me encanta oírle decir esto porque es verdad que no parece que para usted los embarazos hayan sido un problema ni un freno en su carrera profesional. Cuántas mujeres sí han sufrido ese freno. La maternidad les supone un freno quizá desde fuera pero también desde dentro por ellas mismas.

R: Es que no es fácil, no es fácil. La maternidad es un momento de mucho estrés para la mujer y tener que ocupar con eso y con tu trabajo, y con esa responsabilidad, no es fácil. Ahora bien, yo me he cambiado de trabajo dos veces embarazada. Igual es un poco inconsciente, pero luego me ha salido muy bien siempre así que…

P: Diría que la maternidad la ha hecho ser mejor, incluso en el trabajo.

R: Sí, más creativa para poder lidiar. Yo creo que cuando estás en situaciones muy extremas, muchas veces sacas lo mejor de ti y llegas a sitios que nunca pensabas que podrías llegar. Y eso es lo que yo creo ha pasado al final. 

P: ¿Aplicas al trabajo cosas de casa?

R: Hombre, claro. No solo al revés. Aprendes de un lado y aprendes del otro y lo aplicas en todas partes.

P: Y las políticas de conciliación que creo que Google sí se las toma en serio, pero en España vamos muy retrasados. Es un grave problema para que la mujer asuma cargos sobre todo directivos. 

R: Sí, yo creo que en España todavía no hay un nivel de sensibilización como el que necesitaríamos. Y que yo creo que ahí si cambiaran determinadas cosas pues veríamos a más mujeres que estarían en posiciones tope en distintas compañías, y creo que sería maravilloso y buenísimo para todos.

P: Pero qué cosas habría que cambiar y desde dónde. ¿Desde el Gobierno?¿O la empresa privada?

R: Yo creo que la propia empresa privada puede tomar muchas iniciativas. Yo creo que no hace falta que haya una regulación marcada desde la administración para que tú tomes iniciativas que pueden ir a favor de sus propios empleados. Que por cierto, cuando hablamos de estas políticas que fomentan la conciliación, son políticas extraordinariamente buenas tanto para hombres como para mujeres. Porque parece que estas políticas son necesarias para las mujeres, pero yo creo que cuando tú tienes una buena política de conciliación, lo que ves es que toda tu plantilla se ve beneficiada, generas satisfacción, y generas fidelización en toda tu plantilla. Y eso es un valor para la empresa impresionante porque lo que cuesta luego volver a contratar, formar, desarrollar a esas personas que se te van, tiene un coste impresionante. Entonces para mí al final es relativamente fácil porque hablas de políticas de flexibilización y de políticas… Al final es flexibilización en todo, porque cuando yo hablas de horario, de poder controlar tu agenda, hay compañías en las que la gente no es dueña de su agenda. Entonces es difícil organizarse ni planificarse nada 

P: ¿Usted es dueña de su agenda?

R: Yo soy bastante dueña, salvo las 4 reuniones europeas que te marcan lo demás lo controlo yo, pero al igual que mi equipo también es dueño de su agenda, porque culturalmente lo que Google plantea es que como empleado tu tienes unos objetivos trimestrales que son estos y es lo que tienes que hacer y a partir de ahí, es yo confío en ti y ahí tienes lo recursos que te ofrece la casa, para hacer el mejor uso, y obtener buenos resultados, y es la mejor forma de trabajo. Ahí es donde tu te organizas y dices, tengo que tener tantas reuniones y hay días que dices prefiero ponerme más aquí y menos allí, porque necesito esta flexibilidad y no hay una cultura de estar presenta en la oficina, yo cuando me marcho no ficho a ver quien esta y quien no, estas son las mentalidades que tienen que cambiar, al final hay que confiar en el empleado y que no va a haber un abuso por su parte y yo creo que no lo hay en otras empresas.

Pero esto es una cultura y es muy difícil cambiarla pero cuando se cambia sale ganando todo el mundo, la empresa, los empleados, los clientes.

P: Pero es fácil en Google ¿no? Alomejor en otras empresas mas tradicionales es más complicado establecer esa flexibilidad, en las PYMES.

R: No veo por qué, son empresas que nacieron de otra manera y es difícil hacer el cambio, tu decides la cultura que quieres para tu empresa, y las nuevas tecnologías te permiten estar conectado, te dan esa flexibilidad, por cierto no cuesta mucho dinero. Es cuestión de pensar cómo quieres trabajar y cómo quieres implantar esa cultura y cual es el nivel de libertad que tu le quieres dar al empleado, pero no depende del tamaño de la empresa, creo que aplica a todos los sectores

P: ¿Se va avanzando en España?

R: Sí, yo veo que los clientes con los que pasamos mucho tiempo y generalmente son grandes empresas, te das cuenta que para ellos la digitalización es un tema importante, hablan mucho de vender online y generar eficiencia y cada vez más me viene la pregunta del cambio cultural, y es verdad que si tu quieres transformar tu compañía digitalmente y hacer un cambio de verdad, como digital estás tan transversal a todos los departamentos que tienes que cambiar la forma de trabajar y no solo la flexibilidad es que no podemos trabajar en silos porque no funciona, estamos en un mundo donde los datos es importante, saber utilizarlos, aprovecharlos, compartirlos, entonces si yo me quedo un dato porque es poder y no lo comparto, es imposible montar esa empresa del futuro, entonces toda la transformación digital tiene que venir acompañado de un cambio cultural y una forma de trabajar totalmente distinta, yo lo llamo “organizaciones mucho más líquidas” donde se rompen estas barreras y se colabora de una manera más fácil. La tecnología ayuda a esto, pero también la cultura empresarial y si tu consigues esta flexibilización y que la gente defina su agenda y sean más proactivos, que puedan hablar con el departamento de al lado sin tener que ir al jefe, todo eso al final es flexibilidad y acelera la innovación, la capacidad de producción de las empresas y es un cambio impresionante.

P: Yo quiero subrayar el hecho de que estamos hablando con una mujer, que la directora general es mujer, estos días hay una película, los papeles del Pentágono, ¿le da tiempo a ir al cine?

R: Sí, claro.

P: Pues vaya a verla se lo recomiendo

P: Alomejor también le tocan infantiles

R: Sí, también

P: Pero en los papeles del pentágono Mery Streep interpreta a Catherine Graham que era la primera mujer editora del Washington Post y es muy interesante ver como en esos años 60-70 los hombres no se fían de ella por el hecho de ser mujer, la desprecian, creen que no va a poder tomar decisiones difíciles dicen, dígame ahora en el año 2018, ¿esto sigue ocurriendo? ¿Usted ha notado alguna vez una mirada de hombres que no se fían por el hecho de ser mujer?

R: Yo creo que las cosas han cambiado mucho afortunadamente desde esos años, lo que yo he notado es que tenemos un estilo de dirección distinto y ellos perciben que tu eres distinta y sobretodo cuando estas en culturas empresariales donde hay un estilo de dirección muy marcado como puede ser el mundo editorial por ejemplo y claro sobresales mucho porque tienes un estilo muy distinto, entonces lo primero que les pasa es que les choca que no siempre lo entienden, porque ese estilo es distinto al suyo y piensan que solo es efectivo el suyo.

Entonces genera ese tipo de reacción y es lo que yo he visto y he vivido. Pero si estas trabajando con gente buena e inteligente se acaban fijando en el resultado, y si ven que el resultado es bueno pues ya te los has ganado, entonces lo que pasa con el estilo de dirección de las mujeres, es que yo en mi experiencia, y cuando veo mi estilo de dirección que es más inclusivo, que intentas implicar muchísimo más al equipo, que haces lo posible para llegar a un consenso es muy interesante, y eso que dicen de la mujer no va a poder tomar una decisión difícil porque es verdad que en ese estilo que tenemos buscamos más esto.

Es la percepción, que tiene el hombre de que no va a tomar una decisión difícil y esto es lo que yo opino.

Lo que paso con este estilo de dirección femenino por lo menos lo que yo he visto desde mi experiencia es que si llegas a una decisión consensuada el impacto de esa decisión es muchísimo mejor, porque la gente ya está convencida, se ejecuta mucho mejor, y el resultado es infinitamente mejor, esto no quita que haya veces que no consigas el consenso y te tienes que mojar y tomar tu la decisión

P: Pero usted opta no tanto por imponer sino dialogar o negociar

P: ¿Usted se definiría como feminista?

R: Si feminista es pensar que la mujer puede ser exactamente igual que el hombre y no puede haber esas diferencias sí.

P: Y en el fondo ¿no hay una batalla de poder en la que el hombre no se acaba de acostumbrar a perder el poder?

R: No no creo que sea así, creo que es cuestión de política y cultura empresarial, de los procesos que hay, del hecho de que tiendes a promocionar al que es como tú te sientes más cómodo, también hay muchos sesgos subconscientes, y yo soy mucha más optimista quiero pensar que no es tan racional, hay temas que son mucho más inconscientes y que son cosas como estas, que al final promocionas al que se parece a ti, piensa como tú, se comporta como tu, y al final claro si son los hombres os que están en el poder y han definido ellos las políticas a ¿qué te trae? A que haya mas de lo mismo

En las empresas tecnológicas hay muchas mujeres al frente y en las otras es mucho más difícil ese cambio de mentalidad. Sería bueno que hubiera el sistema de cuotas o usted no es partidaria de esto.

Mira yo lo que creo que al final lo que hace el cambio es que esto se considere una prioridad estratégica, y en el momento en el que la compañía entiende que esto es algo beneficioso para la compañía y que repercute positivamente a los resultado y accionistas, pones unplan, con objetivos, transparencia y empiezas, y es como todo, el imponer por imponer, tiene sus ventajas e inconvenientes.

P: Pero ¿las compañías tradicionales se resisten no?

R: Bueno yo veo cambios, que vienen poco a poco, pero cada vez se habla más natural del tema

P: En su vida ¿quién le ha inspirado en el terreno profesional y personal; quien es para usted un referente?

R: Yo siempre digo que cuando, y bueno he estado en distintas empresas y me preguntaba, yo quien quiero ser?

Normalmente no me sale una persona que yo diga quiero ser como este, a mi me han inspirado varias cosas de distintas personas y es lo que me ha ido haciendo la composición de lugar y de decir, me encanta esto de este, esto de aquel otro, esto de esta y es así como yo me he ido desarrollando y creciendo y decir que es lo que me falta por lo que no tengo un líder 100% sino que vas cogiendo cosas de unos y de otros y es verdad que las vas cogiendo tanto a nivel personal como a nivel profesional y luego lo aplicas a tu día profesional y personal.

Antes ha dicho que las mujeres, sobretodo ellas tengan en cuenta el compañero de viaje con el que se alían porque es muy importante, es una especie de empresa familiar que uno crea, imagínese con tres hijos.

Yo creo que se acierta poniendo y discutiendo algunos temas y poniéndolos encima de la mesa, y luego observando muchas veces, para mí es importante el compañero de viaje, desde luego porque en casa tiene que ser muy colaborador y dejar claro en casa que es cosas de dos porque lógicamente sería imposible, y tu lo ves cuando estás con esa persona si colabora o no, cómo ha sido educado y qué conceptos tiene, pero para mi luego hay un tema muy importante, y es que esa persona tiene que ser capaz de apoyarte en tu desarrollo profesional y que se pueda sentir orgulloso de tu desarrollo personal, y a veces no es tan fácil si tu tienes una pareja y se da el caso de que la mujer se desarrolle más rápido que el hombre y traiga un salario más alto que él. Yo entiendo que hay hombres que esto no lo llevan bien y no lo asumen. O si en un momento dado, tengo por ejemplo compañeras que están en posiciones interesantísimas y me dicen es mi marido el que está cuidando a los niños y ha decidido dar un paso atrás, y a veces hay que tomar decisiones de este tipo, yo creo que no todos los hombres aceptarían esto tan fácilmente y de ahí el punto de lo importante que es elegir a una persona así, porque sino va a ser un freno absoluto en tu carrera, pero absoluto, y estas cosas, yo creo que salen hablando, comentando, observando, y también el entorno familiar en el que ha crecido.

P: Volviendo al futuro, a los niños ¿cómo hacemos, cómo gestionamos con ellos la tecnología y su adicción? porque parece que se quedan sin móvil, cobertura o batería y se les acaba el mundo.

R: Bueno nosotros también

P: Sí, pero hay una tendencia entre los directivos de Silicon Valley a decir, hay que controlar esto, ayer por ejemplo creo que era el sucesor de Steve Jobs que decía: no tengo hijos pero tengo un sobrino, y no le dejo tener tableta con 12 años.

R: Mira yo como todo, creo que esto es cuestión de educación, entonces para mí, la tecnología está aquí para ayudarnos, y no debe dominarnos, somos nosotros los que debemos aprender a hacer un uso inteligente, entonces la educación es absolutamente fundamental y tienes que demostrar con el ejemplo, tienes que ser muy consistente y coherente y si yo le estoy diciendo, no puedes estar todo el rato, tampoco puedo estar yo porque te va a decir: si claro, tu dices una cosa y haces otra.

Entonces una vez más, es tremendamente útil pero debemos hacer un uso my consciente. Yo lo que estoy intentando hacer con mi hija que tiene 12 es (ahora que es manejable) ir inculcándole esa educación y hablar mucho con ella e ir explicándole los por qués. Ella tiene un móvil sin 3G, solamente con conexión wifi. 

P: ¿Ha tenido móvil ahora a los 12?

R: Sí, ahora.

P: Es una edad que no se por qué pero los padres hemos marcado como adecuada.

R: Bueno es cuando quieren estar conectadas con sus amigas en verano y yo tenia un móvil por ahí, y con tarjeta de prepago, que así cuando está por ahí ya aprovecho y la puedo llamar, pero sin datos para evitar que cuando está fuera en la calle esté pendiente de tal, sino que está en la calle y disfrute, y luego en casa, para mí con 12 años es obvio ¿no? Cualquier aplicación que se baja, yo me bajo, y me tiene que admitir para ver que contenido comparte, que amigos tiene, hablo mucho con ella de que no puede admitir a nadie que no conozca y de vez en cuando le digo: a ver a quién tienes.

P: Claro las redes sociales es donde más…

R: Bueno hay que enseñarles a utilizarlas y que entiendas cuales son los riesgos, en el colegio también les van educando y explicando cosas y luego aparte hay que estar encima y controlar, que es un esfuerzo por nuestra parte pero tenemos que hacerlo. Yo me meto por ejemplo y le digo lucía aquí tienes un grupo de whatss app que es gigante ¿esto qué es? Y ella: no pues no se que, pues tienes razón. Poco a poco y que vayan viendo y entendiendo y haber como me sale, estoy aprendiendo yo también.

P: Antes de terminar preguntarle, porque Google es un buen termómetro de la situación económica, ¿cómo ve la situación con el gobierno y cómo ve la situación económica de España después de la dura crisis, la recuperación, un factor como el catalán, que no se si influye mucho o no?

Google es un buen termómetro de la situación económica del país. Cómo van vuestras relaciones con el Gobierno y cómo ve la situación económica de España después de la dura crisis, la recuperación y algún factor como el catalán, si influye mucho o no en lo que ustedes ven…

R: Nuestras relaciones con el Gobierno son muy buenas porque bueno, nosotros trabajamos con el Gobierno y queremos apoyar y colaborar en todo lo que tenga que ver con la transformación digital. Yo siempre digo que la misión de Google en España es ayudar a hacer una sociedad más competitiva y mejor preparada para el futuro gracias a la digitalización. Colaboramos con empresas grandes y pequeñas y también con la administración pública. Entonces tenemos muchos frentes de colaboración y de trabajo junto con ellos. Por ejemplo, el último proyecto que hemos lanzado se llama Somos más y precisamente lo que estamos trabajando es para combatir el discurso del odio en Youtube y poder educar a la sociedad en todos estos temas. Tenemos muchos programas de colaboración conjuntos y trabajamos muy bien con ellos. En cuanto a la situación económica, otra vez nosotros somos optimistas. Trabajamos con empresas grandes pero también con muchas empresas pequeñas que nos dan mucho pulso de cómo va la situación. Estamos viendo un crecimiento muy sano en todo lo que es la PYME. Vemos que siguen apostando, que están creciendo bien, y sobre todo están buscando también el crecer fuera. Estamos viendo que hay mucha iniciativa, hay mucha inversión, muchos proyectos, y seguir avanzando en digitalización, y sobre todo de buscar nuevos mercados y de expandirse.

P: O sea que como decía Rodolfo, Google puede ser un termómetro ya no solo en cuanto a empresas, sino en búsquedas. Solo buscábamos crisis, cómo salir de la crisis…

R: No te puedes imaginar que yo no me miro esos números, yo veo más el pulso del anunciante. Cómo le va y qué planes tiene, y ahora los planes son optimistas probablemente.

P: ¿Y con el Gobierno?¿Con Hacienda? Porque ahí ha habido algún desencuentro.

R: Ahí tenemos una investigación abierta que lleva su tiempo y que está en proceso, básicamente.

P: ¿Se plantea en algún momento Google replantearse esta cuestión fiscal? Es decir, pagar más impuestos en cada país. Tiene un política de interés?? multinacional…

R: En cuanto a los impuestos, hay que dejar claras varias cosas. Primero, pagamos impuestos y los pagamos en España. Es que a veces parece que no pagamos ningún impuesto en España. Nosotros estamos contribuyendo en España y tenemos nuestros impuestos y nuestra actividad por la parte que corresponde. Segundo tema. Lo que pasa es que pagamos impuestos en Irlanda porque la legislación que hay hoy te permite tener esta estructura, pero nosotros lo decimos y lo seguimos diciendo, estaríamos encantados de que Europa se pusiera de acuerdo en una reforma fiscal y hubiera un planteamiento fiscal más transparente, más homogéneo donde todo el mundo estuviera contento, y donde nosotros mañana nos adaptamos. Y estamos encantados de que se produzca. Y luego ojo que cuando miras nuestra contribución media, nosotros pagamos un 19% de media de impuestos, lo que pasa que la mayor parte se repercute en EEUU porque por la legislación internacional que hay hoy, nosotros tenemos un desarrollo del producto ahí. Se considera que es ahí donde se crea el valor y ahí es donde los pagamos mayoritariamente. Esta es la situación real que tenemos hoy. Y como digo, si Europa se pone de acuerdo, si hay una discusión, y se hace una ley mas transparente y más homogénea, nosotros nos adaptaremos.

P: La imagen de la opinión pública no es un tema fácil. Que el español pueda creer que el español no paga todos los impuestos que le toca… 

R: Bueno, pero eso es lo que se está poniendo encima de la mesa.

P: Bueno, aquí terminamos, pero quiero preguntarle por su nombre: Fuencisla.

R: Es la patrona de Segovia. Mi abuela nació en Segovia y era Fuencisla, mi madre también, mi prima… Y yo. Y yo he roto la tradición. 

P: Ninguna hija se llama Fuencisla.

R: No.

P: Erais seis hermanos. Ahí se aprende a compartir, a vivir…

R: Ahí se aprende a hacerse un hueco una, a luchar cuando eres la quinta. Te ponen el plato de macarrones en la mesa y o te lanzas… O no comes.

CONTINÚA LEYENDO