¿Mudanza a la vista? Estas son las cosas de las que debes deshacerte ¡cuanto antes!

Este 'exceso de equipaje' tampoco es necesario aunque no exista un cambio de residencia a corto plazo. Si el objetivo es ordenar la casa de una vez por todas, también puedes tomar nota de esta lista.

Durante los últimos meses hemos pasado mucho tiempo en casa. Esta ha sido la mejor ocasión para darnos cuenta de qué es lo que verdaderamente utilizamos y qué cosas no habríamos echado de menos porque apenas hemos reparado en ellas.

Si, además, tienes una mudanza a la vista, este ejercicio te habrá servido para clasificar mentalmente aquello que te acompañará en tu nuevo hogar, y aquello que ni de broma piensas empaquetar.

Si esta no es la primera vez que te cambias de casa, tendrás más o menos claro que no todo puede (ni debe) trasladarse de un hogar a otro, simplemente, por cuestiones de logística y, en ocasiones, de presupuesto.

En el caso de que no te hayas visto inmersa en esta situación que (¡alerta spoiler!) requiere de grandes dosis de paciencia y orden, hemos realizado una lista de cosas de las que debes deshacerte cuanto antes para alcanzar una cierta paz mental en el momento de meter toda tu vida en cajas y colocarla después en la casa nueva.

Cosas que NO: lo que ya no es útil

Nos referimos a todo ese material que debe ser revaluado porque hace tiempo que dejó de ser útil, está viejo o demasiado usado, pero nos hemos resistido a deshacernos de ello. Su sitio ahora es el punto limpio, las apps de compraventa de segunda mano o los contenedores de reciclaje.

  • Ropa y zapatos que ya no nos valen, no utilizamos o solo nos hemos puesto una vez.
  • Dispositivos electrónicos 'de otra vida': teléfonos o reproductores de VHS, CD,…
  • Comida, medicamentos y productos cosméticos caducados.
  • Sábanas y toallas gastadas.
  • Cortinas de ducha.
  • Manuales de instrucciones.
mudanza no llevar
Unsplash

Cosas que NO: aquellas de las que tenemos demasiada cantidad

Una mudanza es el mejor momento para hacer balance de todo lo que tenemos y vender, donar o regalar para que lo pueda usar otra persona.

  • Exceso de menaje y utensilios de cocina.
  • Botes de especias que están caducadas (un clásico de muchos hogares).
  • Herramientas que nunca has usado y no tienes previsto utilizar.
  • Material de oficina. No sabemos cómo se reproduce con tanta facilidad, pero el caso es que lo hace.
  • Cargadores y cables que pertenecen a dispositivos electrónicos que ni siquiera tenemos ya.

Cosas que NO: todo eso que lleva años en el el trastero (y que ni siquiera recordabas)

  • Decoración festiva que ya no utilizas en el momento de celebrar: Navidad, Halloween, etc.
  • Juguetes de cuando tus hijos eran pequeños (o de cuando tú eras pequeña).
  • Esos regalos que te han hecho, no te han gustado nada y no has podido cambiar, pero en realidad nunca has usado (ni los usarás).

 

Cosas que NO: lo que no sea adecuado para tu nuevo hogar

Si el cambio de residencia implica un lugar con clima muy diferente o mudarnos a un espacio más pequeño, habrá cosas que, sin duda, no serán necesarias. Sobre todo si son de grandes dimensiones. En muchos casos merece la pena venderlas y recuperar algo de la inversión, que moverlas de sitio y darnos cuenta de que, en realidad, no nos hacen falta en la nueva residencia.

  • Exceso de equipación para la nieve.
  • Material de jardinería (si no vamos a tener jardín).
  • Material de piscina.
  • Muebles que sabemos que no nos encajan en la casa nueva.

Continúa leyendo