Imogen Cunningham expone en La Fábrica

En el cuarenta aniversario de su muerte, dos exposiciones –una de ellas en Madrid– celebran la extensa obra de Imogen Cunningham (1883, Portland, Oregon-1976, San Francisco), una de las fotógrafas fundamentales del siglo XX.

Imogen Cunningham expone en La Fábrica

La Fábrica (Calle Alameda, 9, 28014 Madrid) dedica a la fotógrafa estadounidense la exposición Flores/Retratos, que puede visitarse hasta el 19 de febrero de 2016. La muestra reúne más de 15 fotografías en blanco y negro de dos de los argumentos favoritos de la autora: las fotografías de flores y los retratos. Cunningham dedicó gran parte de su tiempo a la captación de motivos florales y fue su serie Pflanzenformen la que le granjeó su primer reconocimiento internacional en 1929. Por otra parte, además de retratar a amigos y familiares, también fotografió a figuras de la talla del pintor Morris Graves, la campeona de esgrima Helene Mayer, la modelo Phoenix o la artista Ruth Asawa. Sus retratos de la artista Frida Kahlo son mundialmente conocidos y en sus últimos años de su vida se embarcó en una serie de fotografías de ancianos que se materializó en la monografía póstuma After Ninety. Las fotografías de Cunningham formarán parte del nuevo número de la revista Matador. El volumen R de la revista de cultura, ideas y tendencias, que saldrá próximamente a la venta, está dedicado a la Botánica.

Unveiled

Imogen Cunningham expone en La Fábrica

Por su parte, el centro cultural danés Gl. Holtegaard (www.glholtegaard.dk) presenta hasta el 10 de abril una extraordinaria exposición que reúne 90 imágenes que recorren el período entre los años 20 y últimos 60 del pasado siglo, junto a un extraordinario documental – Portrait of Imogen– sobre su vida y obra, realizado por Meg Partridge a partir de varias horas de entrevista archivadas por su padre, y que la directora montó de nuevo con gran éxito y numerosos premios internacionales. El documental ilustra sobre el revolucionario y exquisito trabajo de Cunningham, que conmovió la escena artística norteamericana y dejó una huella indeleble en el panorama fotográfico mundial, al tiempo que democratizaba el lenguaje fotográfico, abriendo caminos en lo formal y en lo temático, en un tiempo regido por el puritanismo.

 

 

Continúa leyendo...

COMENTARIOS