Maison -- Deco

Conoce al diseñador Mario Bellini

Mario Bellini es uno de esos maestros de las formas que, aunque quizá todavía desconocido para el gran público, lo ha conseguido casi todo. Aunque en los últimos años se ha dedicado más a su otra faceta, la de arquitecto, Bellini arrancó su carrera como diseñador industrial en los años 60, concibiendo unos objetos que se situaban entre el futurismo y el movimiento pop. Calculadoras, máquinas de escribir, lámparas, sofás, sillas, joyas y hasta coches (se dice que su Kar-a-sutra, un proyecto experimental, fue la inspiración de los actuales monovolúmenes) salieron de la mente y las manos de este milanés que ha trabajado para marcas como Olivetti, Cassina, Artemide, Kartell o Brionvega. El MoMA neoyorquino le dedicó una importante retrospectiva en 1987, consagrándolo como un grande del diseño mundial, y ha recibido todas las distinciones posibles en su país natal. Phaidon le dedica ahora esta monografía escrita por Enrico Morteo, que repasa una carrera apasionante a caballo entre el gusto popular y la vanguardia, perfecta expresión de unas tendencias muy ancladas en el tiempo pero hoy convertidas ya en clásicas y a las que conviene revisitar.