Maison -- Deco

Un palacio en Palermo

Abogada fallida y después diseñadora de arreglos florales, Mariella decidió trasladarse a esta ciudad cargada de historia y magia hace unos años. Aquí encontró la localización perfecta: un apartamento en un palazzo antiguo del centro histórico que no esconde las huellas del tiempo, es más, mantiene una pátina al mismo límite de la decadencia que conquistó a la diseñadora. Techos altísimos, suelos hidráulicos con dibujos originales del siglo XVIII... todo lo que hay aquí transporta al pasado, incluso el enorme árbol (se dice que es uno de los más antiguos de la capital siciliana) que regala sombra y frescura a la calle. En el apartamento, Mariella ha podido jugar con todos sus deseos e inspiraciones, ha mezclado las antigüedades con objetos artesanales y diseño contemporáneo creando un estilo que finalmente resulta absolutamente armónico.

"Mucha gente tiene miedo de colocar juntos objetos tan diferentes, prefieren evitar los contrastes demasiado evidentes. Pero, para mí, el diálogo entre claro y oscuro, entre estilo industrial y materiales orgánicos, entre lo viejo y lo nuevo, aporta carácter a los ambientes", comenta Ienna. Los mismos rasgos pueden encontrarse en la colección de alfombras y de cubos contenedores que Mariella ha comenzado a diseñar. Sus alfombras de telar, distribuidas por Oritop, se fabrican a mano en la India usando únicamente lana purísima procedente de Nueva Zelanda. En cambio, los cubos de sabor étnico están hechos en colaboración con sus amigas Miriam Zanca y Francesca Garofallo y están enteramente confeccionados por las manos de artesanos sicilianos. Un homenaje definitivo a su tierra de origen y a las artesanías.