"Fuerte ante la adversidad"

Cayetana Fitz-James Stuart

28 de marzo de 1926. Palacio de Liria, Madrid. España.

“[…] que escriban lo que quieran. ¡Se han dicho tantas cosas sobre mí! Unas pocas, verdaderas, muchas falsas y bastantes, simplemente, bobadas”. (Yo, Cayetana, 2011) Y después de más de cinco años de su fallecimiento, aquí seguimos, escribiendo y recordando, lo más fielmente posible a su recuerdo, algunos pasajes y anécdotas de la vida de una de las mujeres que marcaron una época. Cayetana Fitz-James Stuart.

La Duquesa de Alba cumpliría 94 años este 28 de marzo, en los que el deber, la libertad, el arte, la cultura y el amor seguirían marcando su camino.

Duquesa de Alba
Gtres

Hija de, Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó y María del Rosario de Silva y Gurtubay, fue bautizada en el Palacio Real por el Rey Alfonso XIII y la Reina Victoria Eugenia. La tuberculosis marcó la infancia de Cayetana, llevándose prematuramente a su madre a la edad de 34 años. Fue entonces su padre quien se hizo cargo de su educación y le facilitó los conocimientos necesarios para seguir engrandeciendo a la Casa de Alba como heredera. En alguna ocasión, la Duquesa recordó una frase de su padre que, a su vez, ella siempre trató de inculcar a sus hijos: “Un Alba debe ser fuerte ante la adversidad”.

Cayetana Fitz-James Stuart pasó los años de la Guerra Civil en el exilio, en Inglaterra, junto a su padre, con el que tuvo una buena relación hasta su fallecimiento en 1953. Fue entonces cuando, por tercera vez en la historia, y por derecho propio, España volvía a tener una Duquesa de Alba. La Duquesa. Se dice que al ostentar nada más y nada menos que 46 títulos nobiliarios y veinte veces “Grande de España”, en reuniones de “sangre azul”, incluso, la Reina de Inglaterra debía cederle el paso.

Una de las mayores aportaciones de la eterna Duquesa de Alba a la sociedad fue dado por su pasión por el arte, sobre todo, por la pintura. Un mundo que la rodeaba desde la cuna, literalmente. El Palacio de Liria alberga tesoros de artistas italianos, flamencos y españoles. Para compartir tales riquezas con el mundo, la Duquesa decidió crear en 1975 la Fundación Casa de Alba. El objetivo sería salvaguardar el propio palacio y sus obras, a la vez que mostrarlas al mundo de forma gratuita. Así pues, cada viernes, el Palacio de Liria enamora a cientos de turistas entusiastas del arte con obras de Tiziano, Rembrandt, Velázquez o incluso diarios de a bordo de Cristóbal Colón, del que, por cierto, se rumoreaba que era uno de los antepasados de la familia.

La Casa de Alba se ha distinguido a lo largo de los años por ser mecenas de importantes artistas. Es fácil recordar el retrato de la octava Duquesa de Alba que apadrinó a Goya y cuyo famoso retrato siempre ha acompañado a la familia, convirtiéndose en uno de los cuadros más significativos tanto para el pintor, como para el legado de los Alba.

Duquesa de Alba
Gtres

Otra debilidad de Cayetana Fitz-James Stuart era el flamenco. La Duquesa practicaba el baile siempre que tenía ocasión y se rodeó toda su vida de grandes artistas de este género.

Duquesa de Alba
Gtres

Pero, si de algo estaba enamorada la Duquesa de Alba a parte del arte y el baile, era del amor. De espíritu libre, Cayetana siempre se ha dejado llevar por el corazón rompiendo todo tipo de barreras, haciendo oídos sordos a las habladurías e incluso, combatiendo la oposición de su propia familia. Una Duquesa de corazón indómito. Con 16 años se enamoró del torero Pepe Luis Vázquez. Fue la primera vez que Cayetana se enfrentaba a la ofensiva familiar. El Duque de Alba, no contento con la relación, la mandó a estudiar a Londres.

Años más tarde, un 12 de octubre de 1947, la Duquesa se casó con el noble Luis Martínez de Irujo y Artacoz. Un matrimonio feliz que duró 25 años y que le dio seis hijos.

Duquesa de Alba
Gtres

Carlos, actual Duque de Alba, Alfonso, Duque de Hijar y Conde de Aranda, Jacobo, Conde de Siruela, Fernando, Marqués de San Vicente del Barco, Cayetano, Duque de Arjona y Conde de Salvatierra y Eugenia, Duquesa de Montoro.

Tras la muerte de Luis Martínez de Irujo, la Duquesa de Alba se quedaba viuda con 46 años. Tuvieron que pasar otros seis para que volviera a pasar por el altar sin importarle las habladurías, ni la oposición de familiares, amigos e incluso de la opinión pública a su matrimonio con el ex sacerdote Jesús Aguirre, 11 años más joven que ella.

Duquesa de Alba
Gtres

Su segunda boda se celebró un 16 de marzo de 1978 aportando felicidad a la pareja. “No somos ni esposos, ni compañeros, somos, sencillamente, amantes apasionados”, llegó a afirmar Cayetana.

Un próspero matrimonio que, sin embargo, hizo desdichados a los hijos de la Duquesa. Cayetana Martínez de Irujo llegó a confesar en un programa de televisión que Jesús Aguirre “ha sido un personaje culto y muy preparado […] pero cero humano […] Esa unión con mi madre fue nefasta para nosotros.”

Duquesa de Alba
Gtres

Este segundo matrimonio duró 23 años. Tras la muerte de Aguirre, la Duquesa volvía a enviudar a la edad de 75 años.

Pasaron diez años y Cayetana, a pesar de sus problemas de movilidad, no perdió ni un ápice de vitalidad, ni de ilusión por el amor. Eso quedó demostrado cuando el 5 de octubre del 2011 la Duquesa volvió a dar el “sí quiero” al funcionario Alfonso Díez, 24 años más joven que ella. Y para celebrarlo, no dudó en “arrancarse” por Sevillanas a la salida del Palacio de Dueñas, en Sevilla.

Duquesa de Alba
Gtres

Una relación que no gustó nada al entorno de la Duquesa y que levantó la sospecha de sus hijos. Lo que obligó a Cayetana a repartir sus bienes en vida entre sus vástagos y a firmar el contrato prematrimonial con Alfonso para calmar las aguas.

Duquesa de Alba
Gtres

Tras tres años de matrimonio la Duquesa fallecía el 20 de noviembre de 2014. Y ¡Cuántas cosas han cambiado en la familia de los Alba!

¿Qué pensaría La Duquesa de la boda sorpresa de su hija Eugenia en Las Vegas con Narcís Rebollo? ¿Qué opinión tendría de las memorias escritas por su hijo Cayetano “De Cayetano a Cayetana” que le han costado la enemistad con sus hermanos? Tal vez La Duquesa no hubiera permitido que “su hijo preferido” como así se decía, se enfrentara solo, sin el apoyo de su familia, a momentos delicados, como sus ingresos hospitalarios, hasta nueve en el último año.

Duquesa de Alba
Gtres

¿Qué opinaría sobre las declaraciones de Inka Martí, mujer de su hijo Jacobo, al confesar que había sufrido un episodio de acoso cuando era profesional de la televisión? Probablemente aquello que le repetía su padre:“Un Alba debe ser fuerte ante la adversidad”. Cayetana Fitz-James Stuart, genio y figura.

Continúa leyendo