Vídeo de la semana

Muy afectados

Más de 150 miembros de la familia real saudí contagiados de coronavirus

El príncipe Faisal bin Bandar bin Abdelaziz al Saud se encuentra recibiendo cuidados intensivos y el rey Salman confinado en la isla de Yeda por su delicado estado de salud

Familia Saudi
Gtres

La crisis sanitaria del coronavirus no entiende de clases sociales, no entiende de razas y no entiende de cuentas corrientes. Tampoco distingue entre familias de a pie y familias reales y para muestra el gran número de contagios que se están produciendo en la familia real saudí. Más de 150 príncipes de esta gran familia han contraído el vírus que está poniendo en jaque al mundo y entre ellos el más afectado es Faisal bin Bandar bin Abdelaziz al Saud, actual gobernador de Riad, que se encuentra en la unidad de cuidados intensivos del hospital Rey Faisal de Riad, un exclusivo complejo hospitalario donde los miembros de la casa Saud acostumbran a ser tratados, según ha informado el diario estadounidenses The New York Times.

Familia Saudi
Gtres

Ha sido este contagio el que ha puesto a toda la casa real en alerta y ha provocado que se tomen medidas para evitar que el virus se siga propagando- El rey Salman, de 84 años, y un estado de salud débil a consecuencia de su edad se encuentra muy protegido y se ha confinado en un palacio en la isla de Yeda, a orillas del mar Rojo. A pesar de los rumores que se suceden por su fallecimiento, padece demencia y ha recibido constantes visitas de especialista chinos, ha mantenido sus compromisos durante el confinamiento gracias a las tecnologías y a finales del mes de marzo presidió un cumbre de líderes del G20 para buscar posibles soluciones a esta crisis sanitaria y dar apoyo económico por parte de las naciones más ricas del mundo. Mientras tanto, su hijo, el príncipe heredero Mohamed bin Salman, de 34 años, está guardando este recluimiento en compañía de un séquito de ministros al norte del país, en un desierto que fue asentamiento de de beduinos.

Familia Saudi
Gtres

Pero el exclusivo hospital que tiene un ala reservada para atender a la casa real saudí se prepara para lo que pueda venir, consciente de que los contagios se van a seguir sucediendo. La organización del centro ha realizado un plan de contingencia mediante el cual ha tomado algunas medidas para facilitar la atención a los pacientes que vayan llegando. Por ejemplo, los pacientes leves serán derivados a otros centros y se han preparado ya unas quinientas camas. La dirección ha dado ya la orden de que las habitaciones se preparen para recibir “a los VIPs de todo el país. No sabemos cuántos casos recibiremos pero la alerta es máxima”, publica ‘El Mundo’, aludiendo a una circular interna del centro. En este documento también se pide que los enfermos crónicos sean trasladados y solo sean aceptados casos urgentes, para así tener máxima disponibilidad y capacidad de reacción ante el azote de la pandemia.

La realidad ha imperado y a pesar de la intención del régimen saudí de intentar que no salieran a la luz los casos que se habían producido por coronavirus, las medidas preventivas que las autoridades tomaron para evitar daños mayores, dieron la voz de alarma y obligaron al régimen a ser claros con las cifras. Tanto es así que el ministro de Sanidad Tawfiq-al Rabia ha reconocido que el país atraviesa por una “grave situación” y dio una posible cifra de contagiados para las próximas semanas, de unos 200.000.

Continúa leyendo