Vídeo de la semana

Conflicto post-mudanza

Trump planta cara a Harry y Meghan: ''No pagaremos por su seguridad''

Tras la mudanza de los duques de Sussex a California, el presidente Donald Trump ha asegurado que Estados Unidos no pagará por protegerlos.

La pasada semana semana, Harry y Meghan decidieron cambiar su residencia para instalarse en Los Ángeles, California, donde se encuentra la industria del entretenimiento. Lo hacían antes de que se procediese al cierre de fronteras previsto por la crisis del coronavirus y dando comienzo al retomo de la profesión de Meghan Markle.

Tras conocer las noticias, Donald Trump ha asegurado que Estados Unidos no pagará la seguridad de Harry y Meghan. En su perfil de Twitter tuiteaba que era "un gran amigo y admirador de la Reina y del Reino Unido" pero que "se informó de que Harry y Meghan, que dejaron el Reino, residirían permanentemente en Canadá. Ahora han dejado Canadá para ir a los EEUU. Sin embargo, los EEUU no pagarán por su protección de seguridad. ¡Deben pagar!" concluía Trump.

A estas declaraciones se ha unido el fundador y co-presidente de ‘Students for Trump’, Ryan Fournier, que ha asegurado que la pareja quiere la protección del Servicio Secreto financiada por los contribuyentes, ya que ya no tienen derecho a la protección diplomática. Ha subrayado que "es ridículo" y que no deberían pagar la factura de dos antiguos miembros de la Familia Real.

Harry y Meghan
GTRES

Tras publicarse ambas declaraciones, el portavoz de los duques de Sussex recalcaba que "no tienen planes de pedir al gobierno de EEUU recursos de seguridad" y que se habían llevado a cabo "arreglos de seguridad con fondos privados". Harry y Meghan también compartieron estas intenciones en enero, cuando anunciaron en Instagram su decisión de retirarse de la vida real, convertirse en "financieramente independientes" y "forjarse un nuevo papel progresista dentro de esta institución".

Pero Trump no ha sido el primero en tomar esta decisión. Antes de trasladarse al estado natal de Meghan, California, la pareja había pasado gran parte del año residiendo en la costa oeste de Canadá junto al pequeño Archie. Allí, el pasado mes el gobierno canadiense anunciaba que dejaría de proporcionar asistencia de seguridad a la familia "de acuerdo con su cambio de estatus". Convirtiéndose en el modelo a seguir por el presidente estadounidense.

Se encuentran a un día de renunciar formalmente a su cargo y de dejar de desempeñar funciones en nombre de la Reina, aunque estos cambios se revisarán después de un año. Han querido pasar estos momentos en la zona de Los Ángeles donde Doria Ragland, madre de Meghan, reside actualmente y donde la duquesa de Sussex creció.

Doria Ragland y Meghan
GTRES

El anuncio del presidente llega mientras la pandemia del coronavirus continúa creciendo sin cesar en Estados Unidos. A fecha del pasado domingo se encontraba encabezando la lista mundial con 142.178 casos confirmados y 2.484 muertes. En California, lugar al que se han trasladado los duques de Sussex, se enfrentan a la mayor oleada de las últimas semanas, con un aumento del 26%, ascendiendo a 4.700 casos y al menos 97 muertes.

Continúa leyendo