No gana para disgustos

El nuevo varapalo inesperado de la reina Sofía

Las tumbas de sus padres, el rey Pablo y la reina Federica, sufrieron un acto vandálico

No corren buenos tiempos para los miembros de la Familia Real española, especialmente para la reina Sofía, quien muy a su pesar se ha visto salpicada por un doloroso acontecimiento que le ha hecho mucho daño.  Las noticias llegan de su Grecia natal, donde las tumbas de sus padres, el rey Pablo y la reina Federica, sufrieron un acto vandálico. Según anunció el departamento griego de Cultura a través de un comunicado: "Hoy, durante la patrulla de la tarde de la Policía en el departamento de Tatoi, se localizó un acto de vandalismo en la tumba del rey Pablo y de la reina Federica. El Ministerio de Cultura fue informado inmediatamente y la restauración del monumento rápidamente iniciada". Así, parece que muy pronto volverá a estar otra vez como nuevo, pero el hecho de que la tumba,  situada en el cementerio de Tatoi, haya sido objeta de este sacrilegio ha dolido mucho a la madre de Felipe VI, que estaba muy unida a sus progenitores.

Familia Real española
Gtres

El rey Pablo fue enterrado allí en 1964 y después junto a él se puso a su esposa, la reina Federica, en 1981. El cementerio de Tatoi es un recinto privado, que se encuentra en una zona un poco apartada, justo en el palacio en el que vivió la reina Sofía y sus hermanos, Constantino e Irene, hasta que la Revolución de los Coroneles en 1973 derrocó a la monarquía.  La tumba es de gran sencillez, apenas dos lápidas de mármol blanco y con una gran cruz alzada, que es la que ha sido objeto de vandalismo. En cada aniversario de su fallecimiento, se reúne la familia de Constantino de Grecia y la reina Sofía para rendir homenaje a sus antepasados. En 2014 se homenajeó al rey Pablo en el medio siglo de su muerte y allí coincidió Felipe VI y doña Letizia con la infanta Elena y la infanta Cristina, que no quisieron faltar a esta cita.

Reina Sofía, Constantino de Grecia, Federica de Grecia
Gtres

No está siendo un buen verano para la Reina emérita, pues a la decisión del rey Juan Carlos de abandonar España y  trasladarse a Abu Dabi, donde lleva desde el pasado 3 de agosto, se unen las declaraciones de Corinna Larsen hablando abiertamente de la `amistad entrañable´ con el monarca y lo mucho que le gustaba contar el dinero. Esto ha llevado a doña Sofía a marcharse a Mallorca, donde apenas se la ha podido ver por la isla. Ha permanecido recluida en el palacio de Marivent y no ha hecho acto de presencia con Felipe VI, Letizia o sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía.  Se ha dejado ver en tres contadas ocasiones, la primera en una salida a un centro comercial, la segunda paseando con su hermana, Irene de Grecia, y su prima Tatiana Radziwill y su marido, Jean Henri Fruchaud. La última ha sido un acto solidario a través de la Fundación  Reina Sofía, en la que han liberado a una tortuga marina, que se encontraba en peligro de muerte y que fue rescatada y cuidada hasta su puesta en libertad.

Continúa leyendo