Vídeo de la semana

Moño perfecto con aire desaliñado

Meghan Markle, la auténtica duquesa del despeinado

La esposa del Príncipe Harry trajo modernidad a la clásica corte británica, en la que apenas ha permanecido año y medio acuñando el despeinado como el 'hit' beauty por antonomasia.

Meghan Markle
Gtres

Meghan Markle trajo un aire nuevo y renovado a la Familia Real británica. La duquesa de Sussex hizo sombra a su cuñada, la duquesa de Cambridge, y no solo en lo que respecta a su estilo a la hora de vestir, también lo hizo con su original peinado, especialmente el moño Messy, que popularizó y que ha sido copiado por otras `royals´ europeas. Este moño despeinado y natural le daba un toque juvenil a la esposa del príncipe Harry y es que ella siempre ha querido transmitir su sencillez y cercanía, pues después del todo era una plebeya que hizo su sueño de casarse con su príncipe azul.

El moño Messy lo lució en muchas de sus apariciones oficiales y lo seguirá mostrando en su nueva vida en Canadá, alejada de la vida en la corte británica. Si bien parece un peinado realizado en apenas 15 minutos, nada más lejos de la realidad, pues para que sea perfecto exige combinar productos fijadores con horquillas situadas en lugares estratégicos, para que resulten inapreciables a la vista del ojo y de las cámaras indiscretas a la que siempre ha estado expuesta Meghan. Expertos en peluquería aconsejan utilizar un espray que dé volumen antes de secar el pelo. Después se tiene que echar un serum para a continuación crear las ondas, que bien se pueden realizar con una plancha o cepillo redondo. Esta es la manera de conseguir que el cabello adquiera la firmeza necesaria a la hora de recogerlo y que el mono dure todo el acto sin necesidad de ningún retoque adicional.

 

Meghan Markle
Gtres

Son muchas las cualidades de este peinado que da un toque de lo más chic y entre ellas podemos destacar que la nuera del príncipe Carlos de Inglaterra podía lucirlo con sombreros y pamelas, que son exigidas en muchas ocasiones en el protocolo británico. Esta es una de las claves por las que la actriz norteamericana estaba siempre radiante a cualquier hora del día y en todo acto al que acudiese.

El moño Messy se convirtió en un perfecto aliado, durante sus primeras apariciones públicas tras conocerse su compromiso matrimonial con el príncipe Harry. También lo fue tras su boda, que se celebró el 19 de mayo de 2018 en la capilla de San Jorge en Windsor, sin embargo, fue modificando algunos aspectos de él, si la ocasión así lo requería y la sobriedad del evento. Así, nos encontramos con el moño bailarina, de acabado redondeado, que tiene la melena recogida a la altura de la nuca. Es un moño más bajo que el messy, pero dependiendo de la ocasión y del vestido elegido le da un toque más sobrio y sofisticado.

Reina Letizia
Gtres

La reina Letizia no se resistió a probar este moño Messy tan favorecedor, que Meghan Markle hizo como propio. La esposa de Felipe VI se decidió por él para el acto inaugural de la nueva temporada de la ópera en el Teatro Real de Madrid. Ese peinado, ligeramente deshecho, lo combinó con un mono de Pedro del Hierro. Su outfit no pudo resultar más favorecedor, pues se trataba de la combinación perfecta para una noche musical de lo más especial en Madrid.

Continúa leyendo