Momentos difíciles para la monarquía

Felipe VI arropado en la tormenta de los escándalos de su padre don Juan Carlos

El rey encuentra el apoyo de los empresarios en la IV Cumbre de Internacionalización

Su Majestad el rey Felipe VI, que continúa cumpliendo con su agenda tras haber dejado atrás una cuarentena por haber estado en contacto con un positivo de COVID-19, ha tenido hoy una jornada muy difícil. Tras las últimas noticias aparecidas en los medios de comunicación sobre nuevas polémicas que giran en torno a la figura de su padre, el rey emérito Juan carlos I, el jefe del Estado ha tenido que lidiar con un encuentro público en el que no estaba prevista una hoja de ruta y cualquiera de las intervenciones podrían haberle acarreado el disgusto de tener que contestar a las difíciles cuestiones que conllevan las acusaciones que hoy se plantean hacia su progenitor, que esta siendo investigado por varios supuestos delitos, como blanqueo de capitales, fraude a Hacienda y cobro de comisiones ilegales. Pero las malas expectativas han quedado, finalmente, en una bruma que ha desaparecido.

Felipe VI
Casa Real

Esta mañana, al filo de las 12:00 horas, don Felipe llegaba a la sede de la Cámara de Comercio en Madrid para participar en la clausura de la IV Cumbre de Internacionalización, un encuentro al que suelen acudir los empresarios más relevantes pero que ha visto mermado su aforo por las restricciones provocadas por la pandemia de coronavirus. El ambiente estaba crispado por una importante razón, ya que en las últimas horas han trascendido titulares que conciernen a don Juan Carlos de Borbón y con ello también a la Familia Real.

Los temas son, principalmente, los nuevos datos sobre la investigación del escándalo de las tarjetas Black que tiene el emérito, su mujer doña Sofía, sus hijas y algunos de sus nietos para sufragarse gastos personales y que son presuntamente cubiertas con dinero negro que le proporciona un empresario mexicano, así como una declaración complementaria de la renta que habría presentado con la intención de regularizar esta entrada de capital en sus arcas privadas.

Felipe VI
Casa Real

Pero Felipe VI no ha tenido que enfrentarse directamente a ningún bochorno y lo que si ha encontrado es el apoyo de los empresarios en boca del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, quien le ha comentado que lo que debe hacer frente a las dificultades es “seguir y no desanimarse” pues ellos le van “a ayudar y a empujar”, refiriéndose a la tremenda papeleta a la que debe enfrentarse el monarca. Así mismo, a través de los micrófonos ha dicho que le agradece su espectacular trabajo en favor de las empresas y que su apoyo es “clave a la hora de crear nuevas oportunidades de negocio en el exterior”, a lo que el rey ha contestado con el deseo de poder recuperar en breve sus visitas al extranjero.

 

Felipe VI
Casa Real

“Estamos deseando volver a remangarnos y viajar por ahí, a ponernos el traje de comercial y ayudar a nuestras empresas a abrirse mercados”, ha dicho don Felipe, añadiendo que: “Nos sentimos muy orgullosos de su trayectoria y de la imagen que transmiten de nuestro país. Los empresarios españoles estáis a una gran altura en el mundo y merecéis el mayor apoyo y reconocimiento social e institucional”.


Por otra parte, entre otras cosas, ha querido alabar el gran trabajo que se hace en unos momentos tan difíciles como los que se están viviendo por la COVID-19: “No hay otra alternativa que salir al exterior y la internacionalización va a ser uno de los grandes motores de recuperación de la economía española, a pesar de las grandes incertidumbres y de las preocupantes tendencias proteccionistas en algunas partes del mundo”. Para finalizar, ha afirmado que: “La empresa española contribuye de forma muy relevante a la Marca España” y ha querido poner algo de manifiesto: “Siempre contaréis con todo mi apoyo”.

 

Continúa leyendo