Reunión del gabinete de crisis

La entrevista de Meghan y Harry hace tambalear la monarquía británica

"El Palacio tiene mucho por lo que responder, pero las decisiones de Harry y Meghan tendrán consecuencias para siempre"

Se esperaba que la entrevista de Meghan Markle y el príncipe Harry con la presentadora Oprah Winfrey hiciese daño a la monarquía británica, pero nunca pensaron hasta qué punto iba a crear una `devastación absoluta´. Tanto es así, que se ha reunido un gabinete de crisis, formado por asesores de la reina Isabel II, quienes han estado debatiendo sobre el paso que tiene que dar ahora la Familia Real británica en respuesta a las declaraciones de los duques de Sussex en televisión. Antes de conocer el contenido de la entrevista, la Soberana  tenía intención de  responder con unas declaraciones en las que resaltaba el amor y la preocupación de la familia por la pareja, según informa el periódico The Mirror, pero todo ha cambiado y la abuela del príncipe Harry ahora se niega a firmar una declaración destinada a reducir las tensiones, después de la explosiva entrevista.

Meghan Markle, príncipe Harry, Oprah Winfrey
CBS

Según asegura el Daily Mail, la Reina habló con su hijo, el príncipe Carlos, que estaba en Clarence House y su nieto el príncipe Guillermo, quien se mudó de Norfolk hasta que sus tres hijos comenzasen el colegio. Por su parte, el personal que permaneció durante tres años al servicio de Meghan y Harry se encuentran "enojados y decepcionados". Así, una fuente cercana a estos trabajadores asegura al medio antes citado que "el personal está tambaleándose. Pero hay también una fuerte sensación de necesidad de mantener un silencio digno y mostrar bondad y compasión. Harry y Meghan hicieron una serie de revelaciones durante el especial de televisión de dos horas sobre su relación con la familia, acusándolos de racismo, vendiendo mentiras e ignorando los gritos de ayuda de la duquesa mientras contemplaba el suicidio mientras estaba embarazada".

Meghan Markle, príncipe Harry
CBS

"Los asesores del Palacio de Buckingham estuvieron enfrascados en conversaciones de crisis, después de las impactantes revelaciones de Harry y Meghan sobre la forma en que fueron tratados por la realeza. La pareja pasó dos horas en la televisión despreciando su relación con la familia, acusándolos de racismo, vendiendo mentiras e ignorando los gritos desesperados de ayuda de la duquesa mientras contemplaba el suicidio cuando estaba embarazada", además añade: "La devastadora entrevista con Oprah Winfrey dejó a la Familia Real enfrentando su prueba más dura en 85 años, cuando Eduardo VIII se convirtió en 1936 en el primer monarca inglés en abdicar voluntariamente del trono para casarse con la socialité estadounidense Wallis Simpson. Meghan afirmó que un miembro de la Firma, hablando sobre el bebé Archie antes de que naciera, tenía "preocupaciones y conversaciones sobre cuán oscura podría ser su piel".

Meghan Markle,  príncipe Harry, Oprah Winfrey
CBS

Lo único positivo de toda la entrevista fue que Harry explicó que  su relación con la Reina era mejor que nunca. De hecho aseguró que ni Isabel II ni el duque de Edimburgo habían sido las personas que había realizado el comentario racista. Sin embargo, no dejó bien parados a  su padre y a su hermano,  el príncipe Guillermo, de los que dijo que estaban "atrapados" por su destino, lo que les impidió alejarse como él lo había hecho. Además, el príncipe  aseguró sentirse decepcionado con su padre y reveló que el Príncipe de Gales había dejado de atender sus llamadas y  de ayudarle económicamente. "La amargura, la voluntad de destruir todo y a todos los que han dejado atrás fue realmente impresionante", asegura una fuente cercana a Buckingham, que añade: "El Palacio tiene mucho por lo que responder, pero las decisiones de Harry y Meghan tendrán consecuencias monumentales para siempre". Además, todo esto se produce mientras que el príncipe Felipe continúa ingresado en un hospital, recuperándose de unos problemas cardiacos

Continúa leyendo